La escribiente

Yo, la tristeza

Yo, la tristeza

¿Cuántas veces me he sentido perdida en el laberinto de mi cerebro? Tantas que decidí perder la cuenta. No recuerdo la primera vez que recibí el primer revés de mi vida. Apretando bien los ojos, quizás fue el día que mis amigas se olvidaron de mí para asistir al primer concierto de nuestras vidas, Mecano era el grupo elegido, y trece años era nuestra edad. La ilusión por vivir esa noche me embargaba desde semanas antes, rasgaba mi piel con los...

Read More

Sin miradas, un adiós

Sin miradas, un adiós

Intento no mirar a tus ojos, ponerme a su altura encoge mi corazón. Buscas con desesperación mi mirada que explique todo lo dicho hasta el momento. Insistes en elevar mi mentón, mientras las lágrimas rondan sinuosas por mi cara, sin el consuelo de mi alma. Y es que me duele este instante, sufro este minuto interminable entre tu suplica y mi negación. Cierro los ojos, buscando la respuesta que explique tanta desazón. Sólo hayo excusas baratas...

Read More

¡Qué cruel es el amor!

¡Qué cruel es el amor!

¡Qué cruel es el amor!, escucho esa canción en mi cabeza, mientras alzo la vista al cielo desde ésta, mi ventana, cuyos cristales se contaminan de humo sin respirar, del fango de muchos días de tormenta, amenazando la quietud y el silencio que espero; sí, esta ventana que se niega a abrir sus puertas, temiendo el portazo del aire arrebatador que quiebre sus frágiles vidrios. Miro sin observar el vaivén de gente que vienen y van, en las prisas...

Read More

Volver a casa de Fernando Baró

Volver a casa de Fernando Baró

Rodearse de buenos amigos te da la oportunidad de compartir no sólo conversaciones sino las palabras que plasman con el arte de escribir. Fernando Baró, ya lo conocéis, es de estos amigos que enriquecen no tan sólo las conversaciones sino este pequeño blog. Aquí su regalo. Amante, el que ama. Amantes, hombre y mujer que se aman. Qué palabra más bonita y qué mal entendido. Siempre que se habla de amantes se tiende a pensar que tienen relaciones...

Read More

El ladrón de momentos

El ladrón de momentos

Aprietas mi cuello, dejando tus huellas en mi piel blanca y cetrina, por esta melancolía que se niega a abandonar el amor que me prodiga. Ciñes tanto tus garras, que siento el zarpazo de tu furia rasgando este cuerpo que se empequeñece ante tu sombra. Has ido robándome los días, las semanas, los años tan sutilmente, con el guante blanco de tu sofisticación; ahora das el golpe de efecto con la rabia de ser delatado por tus cómplices, saqueando...

Read More

Libre

Libre

Aún escucho el eco del portazo en mis tímpanos, cedió la puerta a la vehemencia de mi decisión. Tantas horas robadas al sueño para saber qué camino seguir. Horas muertas mirando a la nada que se abre en un techo donde las telarañas tejen una tela de enredos sin punto final. Esa red está mañana se rompió, conseguí coger las tijeras y cortar hilo por hilo, deshaciendo cada nudo que el tiempo se encargó de anudar con la astucia del marinero que...

Read More

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 328 suscriptores

Comentarios recientes

Categorías