La escribiente

Carta a mi hija, la mujer que crece

Carta a mi hija, la mujer que crece

Querida hija. Las cartas, misivas que ocupan el espacio donde las palabras se convierten en un talismán para la eternidad, pretenden dibujar en la profundidad de su significado, revelar verdades imposibles de verbalizar con la boca que la mayoría de las veces se atropella con la lengua. Ya sabes, mi querida hija, lo taciturna que en muchas ocasiones se convierte la mía, sellándose por horas, días o semanas en el sigilo del silencio, es cuando...

Read More

Septiembre

Septiembre

Retoman las calles ese ritmo que imprime vida a la ciudad. Los coches se encadenan unos a otros, cuando el semáforo de la esquina se pone en rojo, dando paso a transeúntes que no dejan de escribir en sus teléfonos móviles o aquellos otros, los menos, que consultan su reloj de pulsera, creyendo que el tiempo corre menos si lo observan. Sin olvidar a los pobres abuelos que, en una mano se apoyan en un bastón que aguanta toda su vida, tan etérea...

Read More

Carmen

Carmen

La opacidad de sus ojos, no expresan toda la vida que se encierran detrás de ellos. Una tela, puede que de araña no puede empañar la vitalidad que su mente teje en cada historia que recuerda. Cataratas que intentan cegar la realidad de un reloj de agujas que parece acelerar a cada vuelta del segundero. Y es que como ella piensa —cuanto más mayor te haces, los días se acortan por minutos, mas, cuando no quieres que corran tanto—. Carmen desde su...

Read More

El tren de cercanías y el sudor

El tren de cercanías y el sudor

El sudor resbala de las palmas de mis manos por los dedos, deformes, de tanto teclear currículums que, no se traducen más que en la mísera vida que llevo. Esa angustia que, ahora son estas gotas de agua que se van por la cloaca, son las frustraciones de muchos meses esperando, un solo momento, sólo uno para tener esta oportunidad. Miro por la ventanilla del tren de cercanías los coches que circulan por la autopista, mientras mis manos no dejan...

Read More

Una declaración de recuerdos y anhelos

Una declaración de recuerdos y anhelos

—Este es el buzón de voz de un poeta. En estos momentos debo estar con una pluma entre las manos, por eso si quieres que te recites unos versos o que te escriba un pareado, dime tras esa chirriante pi…, que prefieres. Un sonido agudo, como dardos perforando los tímpanos se escucha tras la línea telefónica. Un ruido que colapsa las palabras en derrotas aún por batallar, un pi que implosiona en la mente de quién al otro lado, procura mantener la...

Read More

La siesta

La siesta

Se aletarga la tarde en una ingravidez que se ata en mis ojos. La pesadez es tal, que estoy segura de que de un momento a otro caeré de bruces sobre el suelo empedrado de esta casa que resuella nostalgia. Parece que ella y yo, somos un solo cuerpo adormecido por el calor del verano, en un duermevela que va y viene como esta melancolía que, igual decide saludarnos que despedirse en silencio. La casa, robusta y noble con sus muros de piedra y...

Read More

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 14.012 suscriptores

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies