La escribiente

En la calle

En la calle

Por la calle abajo va ella con su vestido de algodón, incólume de lágrimas, con la pureza del blanco aún no desteñido por lo añejo del tiempo. Ella con sus pies descalzos deambula por la calle, trastabilla un paso sí y otro también, contando los errores que ha sumado desde que tomó la única decisión de su corta vida. La oscuridad de la noche es su cómplice, las sombras del pasado se agazapan detrás de los portales para asustar a aquellos...

Read More

Y un amor de otoño

Y un amor de otoño

La madurez ha llegado a sus vidas de la misma manera que el otoño invade los últimos días de septiembre; sigilosa, imperturbable, y distraída, como si no fuera con ella las evidencias en la piel. El olor a tierra mojada y al hierro forjado, oxidado de mañanas de nieblas y brumas; las hojas muertas clamando piedad cuando son pisadas, juntándose una contra la otra haciéndose compañía, pues el miedo a morir las reducen, a un simple enjambre de...

Read More

Se va…

Se va…

Se va, se va el sol de media tarde y yo me voy con él, como tantas otras tardes, huyendo de esta realidad que me apremia en razones que ya no sé entender. Corro sin mis piernas, ajenas al cansancio de mi cabeza, y deciden ser independientes del resto de este cuerpo que lánguido y torpe se desorienta en el minutero del reloj. No me sirve y menos me consuela, «eres aún joven», «te queda mucho por vivir», yo no quiero contestar que «ya he vivido...

Read More

Carta a mi hija, la mujer que crece

Carta a mi hija, la mujer que crece

Querida hija. Las cartas, misivas que ocupan el espacio donde las palabras se convierten en un talismán para la eternidad, pretenden dibujar en la profundidad de su significado, revelar verdades imposibles de verbalizar con la boca que la mayoría de las veces se atropella con la lengua. Ya sabes, mi querida hija, lo taciturna que en muchas ocasiones se convierte la mía, sellándose por horas, días o semanas en el sigilo del silencio, es cuando...

Read More

Septiembre

Septiembre

Retoman las calles ese ritmo que imprime vida a la ciudad. Los coches se encadenan unos a otros, cuando el semáforo de la esquina se pone en rojo, dando paso a transeúntes que no dejan de escribir en sus teléfonos móviles o aquellos otros, los menos, que consultan su reloj de pulsera, creyendo que el tiempo corre menos si lo observan. Sin olvidar a los pobres abuelos que, en una mano se apoyan en un bastón que aguanta toda su vida, tan etérea...

Read More

Carmen

Carmen

La opacidad de sus ojos, no expresan toda la vida que se encierran detrás de ellos. Una tela, puede que de araña no puede empañar la vitalidad que su mente teje en cada historia que recuerda. Cataratas que intentan cegar la realidad de un reloj de agujas que parece acelerar a cada vuelta del segundero. Y es que como ella piensa —cuanto más mayor te haces, los días se acortan por minutos, mas, cuando no quieres que corran tanto—. Carmen desde su...

Read More

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 13.985 suscriptores

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies