Revelaciones

Una revelación me despierta del sueño de media tarde, cuando el cansancio acumulado de días de idas y vueltas por tantos caminos, algunos obstaculizando el avance hasta la próxima parada y otros, tan apresurados que un vistazo al entorno se convierte en una ráfaga de luz que deslumbra. Será por ello qué, me despierto con la anunciación no escrita en ningún manual de vida, de esos, de autoayuda para vencer ansiedades ancladas en días ya...