Gracias, Madrid

Blog literario, la escribiente.

Tarde de escritores en Madrid, 20 de enero del 2018

Desde pequeña me enseñaron a ser agradecida, aún con aquellos que, en ocasiones te miran desde las alturas. La palabra “gracias”, no son, sólo siete letras sin más significado que la buena educación. Esas letras son la suma de tantos buenos y positivos factores cuyo resultado deben ser correspondido con la elocuencia de la generosidad. Por ello, en mi vocabulario, en ese pequeño diccionario en el que voy añadiendo palabras cada día, gracias ocupa un lugar privilegiado, sin más orden ni concierto que poner en mi boca lo que realmente siento. Gracias, va más allá de la gratitud por aquello que nos satisface, nos envuelve, es la conjunción de las Cárites en una sola palabra de la belleza del momento, de la creación de la inspiración y de la naturaleza  que nos rodea. Por ello, es tan necesaria e imprescindible para mí, sobre todo cuando te sientes tan arropada por tantos y tanto.

Huyo de la vanidad y de esa arrogancia que te aleja de lo terrenal y te erige en un pseudodios de barro, que al mínimo inconveniente se diluye en un río de fatalidad. Por eso, después de lo del sábado he necesitado distanciarme del momento, para ajustar mi mente a la realidad, tocando el suelo que piso. Escuchar tanto halago, ser agasajada con tantas palabras de cariño y excepción, provocan en mí, un vértigo de sentimientos que se contradicen entre ellos; la alegría de ser aceptada y el miedo a que sea irreal; la satisfacción de los logros y la disociación de los sueños en pensamientos negativos. No puedo evitar ser así, un blanco de sonrisas y un negro de temores, razón de más que explican la creación de Luces y Sombras, dos caras de la misma moneda como citó, Fernando Baró en la presentación, de la vida, de lo que callo, de lo que hablo, de lo que escribo, de lo que sueño, de lo que se pierde y gana con el tiempo. No quiero caer, como Narciso, en el placer y deleite de mí misma, más bien siempre he buscado el ejemplo de los más humildes. Por ello, me cuesta asumir en mi mente, tanto que recibí en la presentación en Madrid, el sábado 20 de enero.

Si el nerviosismo me dominó toda la tarde, las palabras de tranquilidad de Aída del Pozo y de África Sánchez, amigas y grandes escritoras, y el apoyo constante en todo el proceso de creación de todo el evento de Fernando Baró, también amigo y escritor; me bastaron para confiar en mí misma. La voz rota por la emoción, temblorosa, ungida por esa timidez genética que aparece, a la que menos me lo espero; los dedos mordiendo un pañuelo de papel para controlar mis nervios; un cuerpo agarrotado, por no saber si podría cumplir las expectativas; una melena más indómita que nunca, con ganas de mostrarse tal cual, esos rizos que se esconden tras la explanada del dorado de mis cabellos. Los pensamientos iban y venían, confundidos por las circunstancias de ver como un pequeño sueño nacido de uno de, esos arrebatos que tengo sin freno, se cumplía.

Quizás, por mi manera de ser, nostálgica y melancólica, la tarde avanzó como en una nube de algodón. Los halagos, no son costumbre en mí, por ello me sentía entre una bruma empalagosa. No quiero decir que no me gusten, ¿a quién no le gusta un bombón?, sólo que me costaba aceptar que todas esas palabras en torno a mí fueran realidad. Mi mente no hacía que recordar cada uno de mis compañeros, amigos algunos de ellos que han hecho posible  aquello nacido de mi pensamiento. El éxito no es mío, es de todos ellos que desinteresadamente ofrecieron sus relatos y poesías para que dar forma a un lienzo a punto de pintar.

Una muestra de ellos, me acompañaban en la mesa presidencial.

  • África Sánchez, la organizadora del evento, poeta y amiga; voluntariosa y muy generosa, y partícipe y militante de las buenas causas como es, CINCO PALABRAS de Mar Olayo.
  • Aída del Pozo, escritora y para mí en especial, amiga y confidente, como bien dijo. Amante de la mujer, reivindica su lugar en cada una de sus novelas de género negro con aires intimistas. Como persona, sólo puedo decir que la admiro por su fuerza, lo enérgico de sus ideas respecto a la literatura y la vida en general.
  • Fernando Baró, poeta y escritor, y ante todo un muy buen amigo, que me ilumina en nuestras conversaciones telefónicas. Ajeno a las redes sociales, aboga por el clasicismo de otros tiempos cuando la literatura aunaba belleza y concepto en la ortodoxia del ritmo y la métrica del verso.

No quiero dejar de mencionar a nuestro anfitrión, el vicepresidente del Centro Asturiano de Madrid, por la entrañable acogida y por sus palabras de apoyo, en todos los sentidos.

Por supuesto, la mención a todos los colaboradores que de forma altruista forman parte de este proyecto a beneficio de Osonament, fundación dedicada a la integración y adaptación de enfermos mentales.

La poesía es mi concepción de la vida y en Luces y Sombras está presente con la poesía realista de Fabiola Rubio, el desgarro y erotismo de Frank Spoiler; el barroquismo de Daniel Verástegui, el dolor de Génesis; los haikus de Elficarosa, la poesía filosófica de Belén Olavarria, el clasicismo de Fco. Pelufo. La conjugación del verbo amar en lo cotidiano de Gudea de Lagash . La cosecha propia de Miguel Ángel Ribera. Los momentos y la generosidad de África Sánchez. Poesía y más poesía.

Mas, no solo la poesía forma parte de Luces y Sombras, los relatos y los cuentos tienen su lugar con la belleza de la palabra e imágenes de Beatriz Cáceres; las antigüedades de Altamira Sarabia; el mar profundo de Pino Naranjo; las enseñanzas y el buen hacer de Roberto Soria; la realidad e intimismo de Aída del Pozo, los cuentos deliciosos de Rosa Grau; el costumbrismo y el romanticismo de Fernando Baró; el amor y la libertad de Ignacio León; el optimismo y la bondad de Josep María Roldán; la ternura y la voluntariedad de Laura Martín; la locura lírica de Juan Antonio Carrasco; la sensualidad de Yazmina Herrera; los sueños de Jorge Mahoney; la conjugación de amar de Isabella Abad; el cruce de caminos de Nina Peña, el simbolismo de Ana Larraz, la fantasía de Merche Maldonado; el olvido de Jorge Benítez; la eternidad en nosotros de Rafael Gálvez, la psicología de Héctor López; el funcionamiento del mundo de Pedro Marin Blaya, la mirada en un baile de Olga Núñez; las dudas de Pedro J. Martin, los recuerdos de José Domingo Martin. Escritores, poetas y blogueros entorno a la palabra, esa que existe, no en las cuerdas vocales, sino en la imaginación y el pensamiento.

La magia de la tarde anidó en los asistentes, escritores conocidos de las redes sociales, amigos que sin su apoyo y confianza nada tendría sentido. Además de la presentación de Luces y Sombras, fue un encuentro para poner cara a todos los que nos cruzamos entre tuit y tuit. Entre los que nos acompañaba estaban: Juan Sevillano, Juan Soto Miranda, José Antonio Queiro, Manuel Revilla, José Enrique Díaz Martín, Lucas Claudin, Fernando Cotta, Ricardo G. Aranda, Ignacio León, David Baró, Rafael Gálvez, Julito… si me dejo alguno mis disculpas por adelantado, no recuerdo ante tanta emoción. Por supuesto mi amiga, editora de CVCediciones, Altamira Sarabía junto a mi también amiga, Encarna Ortega, dueña de La Posada de Eufrasio.

Entre todos ellos y los asistentes que conocí allí, personas que sólo me conocen de Twitter o Facebook, el corazón me palpitaba de emoción, más aún porque mi mayor razón de todo ello, estaba en la primera fila, a mi izquierda entre fotos y vídeos, alguna lagrimita, y esa era mi hija.

La segunda parte de Luces y Sombras gira en torno a mis preocupaciones que siempre me acechan. El dolor de admitir errores, el fracaso de mis imposibles, la culpa de no dar lo suficiente, un espejo que me maltrata, el amor que me encripta entre versos y la enfermedad guerrera. Poesías y relatos que reiteran la metamorfosis que he tenido. Dos años de descubrir otras realidades, de exteriorizar esto que me arrulla entre los dedos, de salir de mi aislamiento a viajar virtualmente por el mundo entero. Un cuento fue el inicio y la oportunidad de Osonament, gracias a ellos, no sé si soy un poco más feliz, pero si que fluyo con los tiempos. Un horizonte de posibilidades al alcance de quien tiene la voluntad de superarse.

Y eso es Luces y Sombras, y eso fue la presentación en Madrid, superar la timidez y la vergüenza; creer y asumir que todo lo que estaba pasando era realidad, sucedía de la misma manera que respiraba.

Las palabras se resisten a ser definidas ante tanta gratitud que tengo, no saben acercarse a todo lo que siento. Agradecer a todos los que el sábado apoyaron este proyecto; a todos los que se han cruzado de alguna u otra manera en el camino de Luces y Sombras, lectores y compañeros.

Quiero acabar con unas palabras de Fernando Baró que encierran todo lo que deseo expresar.

«La Literatura como la vida está llena de luces y sombras.

De altibajos, de momentos en los que somos inmensamente felices y en los que quisiéramos frenar el tiempo, que el reloj se parara para poder inmortalizar ese instante en el que fuimos o creímos ser felices y otras veces de experiencias y sentimientos en los que el alma se rompe, en los que no vemos la luz al final del túnel y el corazón se nos tizna de una inmensa tristeza.

Lo importante es el amor unido a la voluntad y avanzar sin desmayo para ver la luz al final del túnel.

Porque siempre hay una luz, siempre una salida, una nueva residencia, sólo hay que saber buscarla, y hallada ésta empezar de nuevo, desde cero, sin dejar de amar y soñar.

 Luces y sombras, es el libro que presentamos hoy.

Las dos caras de la moneda.

De esta moneda tan fascinante que es la vida.

Y por asociación de ideas, vienen a mi memoria unos versos que escribí hace años sobre las dos caras de la vida, las dos caras del amor. Luces y sombras. Amor y desamor. Alegría y tristeza.

Permitirme que os lea este breve poema que compuse sobre las caras del amor.

 

Rosales que enseñáis vuestra belleza

Por ello: ¿Carecéis tal vez de espinas?…

Divino amor, a pesar de tu pureza,

el alma y corazones, ¿no lastimas?…

 

 

A veces nos inundas de alegría

sintiéndonos estar cerca del cielo

mas luego al acabar tu fantasía,

dolidos quedamos en negro duelo.

 

 

Amor, que desamor también ofreces

rociando de veneno nuestras venas

y llenas de esperanzas tantas veces

sabiéndote la peor de las condenas.

 

 

Amor, no te alejes de mi lado

a pesar de infligir este tormento

no dejes a mi corazón helado

ni apartes tu veneno de mi aliento.

 

 

 

Nada es eterno. Todo es efímero».

 

Blog literario, la escribiente

 

Blog literario, la escribiente.

Luces y Sombras, libro

Blog literario, la escribiente

Manuel Revilla, Juan Soto Miranda, Juan Antonio Queiro

Blog literario, la escribiente

Aída del Pozo, Andrés, África Sánchez, Fernando Baró.

Blog literario, la escribiente

Aída del Pozo y yo

Blog literario, la escribiente

Ignacio León y yo

Blog literario, la escribiente

Ricardo G. Aranda y yo

Blog literario, la escribiente

Blog literario, la escribiente

Manuel Revilla, Aída del Pozo y yo

Blog literario, la escribiente

Juan Soto Miranda y yo

Blog literario, la escribiente.

África Sánchez, Aída del Pozo, Altamira Sarabia y yo 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. M he emocionat en lleguir-te plena de sentiments i gratitut. Ets mes del que creus!

  2. Qué preciosas palabras Dolors. No te conozco, si te he visto por las RRSS haciendo una labor de información de compañeros nuestros. Con pocas palabras has demostrado una tormenta de sentimientos, que resulta una maravilla leer. Tan fácil, grácil es leerte, que me da pena no haber podido asistir. Enhorabuena desde un pueblito de guadalajara y espero poder estar en la próxima.

    • Muchísimas gracias, por tus palabras, realmente la emoción me embargó en todo momento. El rubor aparece en mí por tanto afecto. Ojalá, podamos coincidir.

  3. Gracias a ti por ofrecernos una tarde noche mágica. Fue una sinfonía de amistad y Literatura que pudimos disfrutar gracias a tu proyecto “Luces y sombras”, un bello proyecto que ya es una realidad. Cuídate mucho.

    • Ya te dije cara a cara, cuánto te agradezco, la luz que pones en mí. Besos.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 12.621 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: