Reseña: LOS SECRETOS DE UN RECUERDO de Andrea Golden

Blog literario, reseñas

Los secretos de un recuerdo, ficción histórica

 

EL AMOR QUE CALLA

 Si yo te odiara, mi odio te daría

en las palabras, rotundo y seguro;

¡pero te amo y mi amor no se confía

a este hablar de los hombres, tan oscuro!

 

Tú lo quisieras vuelto un alarido,

y viene de tan hondo que ha deshecho

su quemante raudal desfallecido,

antes de la garganta, antes del pecho.

 

Estoy lo mismo que estanque colmado

y te parezco un surtidor inerte.

¡Todo por mi callar atribulado

que es más atroz que entrar en la muerte!

-Gabriela Mistral

 

En ocasiones una debe romper la disciplina y ante todo la rutina. En estos tiempos en que saltarse las normas está de moda; en que la excepción confirma lo que la regla no puede asumir; me adentro por iniciativa propia a una lectura que tenía reservada para cuando tuviese un hueco. A veces es necesario buscar el tiempo robándolo a otro  por sentir la satisfacción de acertar.

Esta reflexión introductoria significa tiempo para alejarse del tiempo que nos ata a las obligaciones. La lectura de Los Secretos de un Recuerdo no era una obligación, tiempo atrás ya residía en la estantería de mi biblioteca virtual esperando su momento. Y sin pensar demasiado, quizás por buscar una lectura diferente a las últimas, quizás para airear la mente de problemas cotidianos y abrumadores, de noticias sangradoras y sangrantes, de realidades surrealistas, quizás por ello o por más, la noche del viernes me decidí a leer este libro. Y mi intuición no me falló, desde la página uno hasta la última de un tirón.

Mucho se ha escrito y mucho sabemos de la Segunda Guerra Mundial, del holocausto nazi, del genocidio de los judíos. Libros, películas, artículos, investigaciones, bulos y leyendas nos recuerdan hasta qué punto llega la maldad del hombre; el ansia de poder; la pureza del pueblo; la degradación del ser humano. Todos sabemos de las atrocidades que sufrieron millones de personas condenados a morir gasificadas, a morir de hambre, a ser esclavos, cobayas de experimentos sin nombre… Sangre, espino y ceniza para describir una época de la Historia de la Humanidad que nunca más debería repetirse, aunque, personalmente creo que no sea posible.

Hasta el momento no había leído una historia tan diferente ambientada en esa época. Este libro de Andrea Golden es un recuerdo que si al principio duele por la magnitud del genocidio se reconcilia al final con el ser humano, en esas emociones y sentimientos que nunca le deben abandonar: amor, amistad, fidelidad, lealtad, confianza, lucha, y familia. Aspectos del hombre que dan sentido a la vida más allá del egoísmo, el despotismo, la traición, la venganza, la maldad y la fuerza.

Entre dos épocas se desarrolla esta historia cuyas protagonistas, mujeres víctimas del momento lucharan por lo que creen y quieren. Mujeres que ante su aparente fragilidad y vulnerabilidad sabrán superar las circunstancias que les rodean con el amor como bandera. Ese amor al ser humano, a la amistad, a la familia, al amante es la razón primera y última para salvaguardar los recuerdos, reafirmar el respeto y la dignidad, indultar y corregir errores, tributar homenaje a las víctimas de la indolencia y, perdonar y aceptar las decisiones.

Caly es una saxofonista de clubs de jazz en Charleston donde vive, cerca de la residencia donde su octogenaria abuela, Alicia se encuentra. La relación entre ambas es tan íntima y especial que Caly la llama, madre. Una noche alguien se acerca al club donde toca la saxofonista con un reclamo. Este consiste en que Alicia sea testigo en un juicio reabierto para limpiar y hacer justicia sobre la denominada «tétrica Elena», condenada por crímenes de guerra. Su hijo, Gael, un escritor, de fama, que siempre ha cargado con el pasado de su madre reabre su caso para que se sepa la verdad. Para ello necesita el testimonio imprescindible de la anciana Alicia.

Alicia a pesar de su debilidad física, sus trastornos disociativos y sus pocas fuerzas accede de inmediato al escuchar el nombre de Elena. De esa manera abuela y nieta se trasladan a Bruselas donde se celebra el juicio. Desde mayo del 2009 a noviembre del mismo año se desarrolla, en ese tiempo Alicia, desvela su identidad, Rebecca Bloom Dötzel, sus orígenes, «Mi querido padre era judío, mi madre alemana de estirpe, de la que heredé sus facciones, gracias a los cuales me camuflé durante años bajo una apariencia modélica». Su pasión por la música y el violín, primera violinista de la Filarmónica de Berlín en los inicios de la guerra; su detención y cautiverio por ser judía y, su relación con la acusada Elena. Su testimonio es una conversación íntima con su nieta ante los ojos del juez y un jurado seleccionado para ello; debido a su estado. Caly será el interlocutor pasivo que necesita Rebecca para dejar fluir todo aquello que vivió y sintió; la manera de reencontrarse de nuevo con Elena y hacer justicia a su nombre. En la parte de última de su testimonio sabedora de la transcendencia de su declaración solicita que el público, el mundo sepa la última verdad. Esos meses serán para la anciana oxígeno para continuar viviendo, ante su fragilidad los recuerdos de aquella guerra, de Elena se fortalecerá. Será la mejor manera de cerrar una vida redimiendo culpas, de exhibir secretos, de dar dignidad y respeto a los sentimientos, de cicatrizar heridas y sobre todo de reencontrarse con el amor de su vida.

«Aprendí que ante un sentimiento tan fuerte…; solo se puede avanzar, evitar cualquier obstáculo»

Paralelamente, Caly asiste de alguna manera desubicada por todo lo que está sucediendo, el ambiente de sofisticación y lujo que rodea su estancia en Bruselas. Los secretos guardados por su abuela que en algún momento siente como de cierta traición o desconfianza significará el antes y el después en su vida. La verdad significará para Caly descubrir el amor verdadero, asumir el problema de su adicción, la música canalizadora de sus deseos y miedos, aprender a vivir el momento, encontrar la ilusión, reordenar una vida entre la incógnita y las dudas Y sentir la seducción de la madurez.

Junto a Caly y Rebecca , otros personajes adquieren su importancia y cierto protagonismo. La sombra de Elena von Schuller, la tétrica calificada así por las víctimas de la fortaleza de Dresden, judíos condenados a la esclavitud de un trabajo sin error con la condena de la muerte, entre el hambre y la miseria de días sin sol y solo, tinieblas y miedos. Elena está presente en todo el relato, del testimonio de Rebecca y otros testigos, descubrimos la pureza de la raza aria, la belleza de una mujer vulnerable a un régimen depurador y consentidora hasta que su conciencia le hace partícipe de su error. La mujer que cautiva y seduce a todos y, como aprovecha su atractivo para lograr sus objetivos. Debajo de su piel de porcelana se esconde la mujer que ama, atenta, comprometida, protectora y madre que renunciará y sacrificará su vida por todos los demás. Su autoridad se impone a cualquier rango superior. La amistad y el amor estará por encima del dictador. Por otro lado, está Alina, pianista y amiga inseparable de Rebecca, prisionera como ella será la muestra de la bondad y la amistad. Un pilar fundamental en la vida de Rebecca y la cómplice de Elena.

Destacar a Gael Brown, el hijo de Elena; el escritor que luchará por el nombre y el pasado de su madre. «Mi pasado me persigue irremediablemente», escribir su refugio para encontrar la calma que la sociedad le ha negado por sus orígenes. La paciencia con Caly, su capacidad de perdonar, el agradecimiento a Rebecca y por supuesto redimir a su madre, tendrá como resultado una madurez de tranquilidad, plenitud y optimismo por la vida. Margot y Marc ayudantes y colaboradores de Gael harán la función de mensajeros y a la vez demostrarán su compromiso con sus amigos.

Andrea Golden con una narrativa limpia, sin complejos ni demasiados artificios, arriesgando con la primera persona, las protagonistas relatan su historia, con la nitidez de las épocas bien diferenciadas para ayudar al lector a situarse en el momento; personajes que van de menos a más, madurando de la misma forma que suceden los hechos. Consigue un libro que te anima a leer más y más hasta llegar el final, aunque se prevea. Y es que, Andrea trata a sus personajes con delicadeza sin que ello signifique pérdida de credibilidad. El argumento es original, el tema que subyace, que no desvelo para que se descubra, un eufemismo de su tiempo. El ambiente y el escenario de guerra, aunque se percibe el dolor y el sufrimiento exhala optimismo y esperanza. No necesita deleitarse en lo macabro y sangrante de los presos y sus verdugos, para que la imaginación del lector cumpla su función. El orden cronológico, la distinción de los escenarios entre América y Europa y la sobriedad en las palabras logran su objetivo: conmover y emocionar al lector.

Las notas musicales son testigo de que el amor de verdad existe sin distinciones. La amistad puede ser el vínculo que te una a la vida. El orgullo no lleva a ninguna parte. El perdón, la liberación para la conciencia. Los secretos y los recuerdos instrumentos para ser liberados de sus cadenas. La maternidad, el sacrificio elegido. La clandestinidad un acicate por superar. La guerra, la condena de los que abusan del poder. La vejez el momento de reconciliar pasado y presente en la esperanza de un futuro en el más allá. La femineidad característica de aquellos que sienten la sensibilidad y la emoción de seducir más allá del sinónimo de mujer. La fidelidad, la lealtad y la confianza como valores del ser íntegro y del buen amigo. La muerte, el compromiso del reencuentro.

Los Secretos de un Recuerdo un libro bello y precioso para leer sintiendo que la esperanza existe a pesar de todo. Muy recomendable para todos los públicos amantes de la novela histórica, la romántica y los del género de guerras.

«Descubrí que el amor, sentimiento que liga a una persona con otra, era de libre elección. «¡La guerra, esa sí que era una terrible imposición!», grité en mi interior deshaciendo la traba que frenaba a mi cuerpo».

IMG-20170513-WA0007.jpg

Andrea Golden, escritora

  Enlaces:

Amazon Los Secretos de un Recuerdo

@Goldenescritora

andreagolden.es

2 Comentarios

  1. Me encantó, es una de mis lecturas favoritas de 2017. Coincido contigo, es original y finalmente te reconcilia con el género humano.
    Un besin

    • Muchas gracias, estoy totalmente de acuerdo. Besos.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.572 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: