Tus cosas

blog literario, la escribiente

Tus cosas, relato, pensamientos

Quiero imaginarte entre todas esas cosas que te observan cada mañana; cuando desesperezas con la ansiedad de iniciar el día. Esos pequeños objetos que te facilitan levantar el cuerpo de tu colchón, mullido por ese, tu cuerpo angora de mi perdición. Simples detalles que te miran suplicándote un minuto de reloj para percibir que los tienes presentes. La alfombra de pelo largo con sus colores de Persia, viva sincronia de círculos, como tus pensamientos girando sobre sí mismos. El despertador que ruge impaciente que le toques para calcular el espacio necesario entre un ring y un tictac. La lamparilla de noche, engalanada de rojo avivando la pasión de tus sueños más húmedos. Esa fotografía de un viaje postergado al recuerdo, aguantando una Torre Eiffel que pesa más que tu rutina. La cortina trasnochada de un diseño perdido por las modas y las influencias.

Cosas que te tienen pero no te poseen.

Como yo, siempre en mi mente y en cambio, tan distante entre la realidad de tu vida y la ausencia de mi existencia. Quisiera ser tu reloj para eternizar tu día y tu noche; desearía ser esa alfombra que arrulla tus pies abrigándolos entre versos y razones. O quizás la fotografía del pasado para que te acuerdes que te puedo dar tiempos mejores. Sería la pasión iluminándote cada beso entre chispas de electricidad, erizándote la piel y otras cosas perdidas entre tus piernas.

A veces, quisiera decirte, cantarte, versarte, tocarte, acariciarte, purificarte y siempre amarte; mas, la razón me asiste asustando mis impulsos, esas pulsiones que se debaten entre el sí y el no, de llamarte, de enviarte un mensaje. Y así me retiro a mis trincheras, entre la monotonía de la melancolía y el declive de los días. Es el lugar escogido para salvaguardar esto, —ves, lo que tengo, aquí entre mi pecho derecho y el izquierdo—, que se acelera con la ansiedad de no poder cuidar tus sueños ni contemplar tus ojos entornados por la pereza de despertar. En mi hogar, una caja de zapatos ordenada por sentimientos y sensaciones, estrujo mi corazón para escurrir tu olvido. Aunque algunas gotas se caen al suelo, mi amor se ahoga en un océano de ignorancia y desconocimiento, sin ningún salvavidas atento para su salvación.

Así remo entre golpes de mar, olas de dolor que me azotan abriendo brechas en mi línea de flotación, y una vía de agua me hace zozobrar entre la culpa de amarte y la rabia de quererte.

Me duele el alma no poder mirarte a la cara como todas esas cosas que envuelven tus días para jurarte que esto que siento no es un simple documento de buenas intenciones. No es una mera declaración de amor que se muere entre palabras bien dichas y definidas, carente de significado, sino millones de estrellas que iluminan un universo de sensaciones entre caricias y recuerdos; granitos de arena que cubren un desierto de ayer y hoy para crear un oasis a la imagen y semejanza de las mil y una noche. No es un antes ni un después es el presente que diverge entre ganarte y perderte.

Quisiera ser el agua que aclara tu cara; el espejo que refleje tu mirada felina; el peine que desenrede los nudos de frustraciones y decepciones, en ese tu cabello, miel de azahar.

Te imagino frente a mí rodeados de aire y agua; de fuego y tierra; de senderos y bosques; montañas y valles; acantilados y playas. Te sueño entre sombras y luces; entre el cielo y el infierno. Te clamo en cada oración, te invoco en cada sortilegio; te invito en cada bienvenida, te escribo cartas. Te quiero en el todo y en la nada; en el vacío y en el ocaso.

Y así vivo en un sueño de imposibles, en los que caben sonrisas y lágrimas, y siempre, el amor que te profeso.

 

6 Comentarios

  1. Muy lindo. No sé si es realmente una situación que estás viviendo en la actualidad o has vivido en alguna etapa de tu vida, pero puedo decirte que es algo que, a mi entender, todo el mundo ha vivido. Soñar es gratis, anhelar, imaginar… también lo es. Lo malo es cuando regresamos a la realidad que suele ser bien distinta a lo soñado. Un beso, reina

    • Así es, Sandra la realidad es muy diferente y soñar, imaginar inspirar palabras acumuladas en el corazón. Muchas gracias.

  2. Precioso, excelente relato en el que queda bien reflejada la falta del ser amado. ¡Quien no lo ha vivido!. Queremos ver, respirar, sentir lo que la persona amada ve, siente, toca… No hay nada más intenso y mágico que tener ese sentimiento. El receptor de unas líneas tan cargadas de amor y pasión por la falta del ser que se añora, desea y ama; debe de sentirse orgulloso. No hay mejor regalo. Gracias por ofrecernos un relato tan bello. Cuídate.

    • Añoranza y sobre todo expresar eso que se encierra en el corazón, AMOR, sólo eso. Un beso.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.346 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: