Tras la fiesta…

Blog literario, la escribiente

Tras la fiesta…. relato.

Me está matando la barriga y encima no para de moverse todo a mi alrededor, no sé que pinta esa papelera aquí en medio de la calle. ¡Jolín! Me he meado, verás mi madre, me dará su discurso de rigor, ¡menuda es! Otra arcada, debo vomitar, pero no tengo ni fuerzas, las piernas me tiemblan, me llevan de aquí para allá, la casa de Julia se acerca a mi mano derecha y la panadería de Elena quiere comerme. No paro de tropezar, me he vuelto a caer en la acera, ¡qué asco! Está llena de vasos de plástico y restos de algo pastoso y de color indefinido, creo que son los vómitos de otros. ¡Por Dios! Llevo las manos sucias de la mierda de otros. Más náuseas, me acercaré un poco más al bordillo de la acera, me cuesta arquearme. El dolor punzante en mi estómago me obliga a encoger las piernas, creo que me quedaré aquí en el asfalto estirada; no puedo más, estoy tan mareada que los ojos se están achicando tanto que no veo ya, como van y vienen las farolas ni los nombres de las calles. Dormiré, quizás de esta manera estos retortijones y temblores se vayan a otro lugar. Mientras igual pasan, Belén y Aurora, y me recogen para llevarme a casa. Esta vez mi madre me va a matar.

Me estoy vaciando aquí en el suelo, en el asfalto que huele a tabaco barato de ese de liar, a cubatas de garrafa y los meados de muchos. Este olor es nauseabundo y encima el suelo desprende fuego; supongo que el calor de todos de quienes nos hemos pasado la noche de botellón y bailando a ritmo de house y reggaetón, como me gusta David Guetta aunque Maluma me engancha más. Yo, creo recordar que no he parado tampoco de bailar en toda la noche, buscando el cuerpo de Axel, ¡está tan bueno!, y encima besa para matar. Me aprieta más este dolor en el estómago, creo que me he hecho…

Ha sido una noche muy larga, intento recordar a que hora salí de casa, no sin antes escuchar a mi madre que me perseguía del comedor a mi habitación, dándome la barra.

─Cristina por favor, no bebas que para divertirse no lo necesitas. Ya sabes, baila, ríe, salta…, pero no bebas, hija.

─¡Qué pesada!, ya lo sé, ¿crees qué soy tonta?

Siempre está con el mismo rollo, se repite como el ajo, pufff ¡qué asco! Ese sermón ya a las cinco de la tarde mientras me acababa de hacer la raya en los ojos y me pintaba los labios de rojo. Debo reconocer que su cara era un poema, traspuesta, blanquecina más de lo que es. Estuvo todo el día, nerviosa perdida…, no paró de decirme toda la mierda que te encuentras en una noche de fiesta y botellón. Como si lo supiera. No recuerdo haberla visto nunca con una copa de vino entre sus manos arrugadas y engarrotadas por el reuma. Debo reconocer que se desvive por mí y que agota su cuerpo fregando las casas de otros y limpiando culos para que yo pueda estudiar y vestir a la última. En el fondo la quiero, me entristece ver como tira su vida por una alcantarilla mordiéndose las ganas de vivir de nuevo, enamorarse y ser feliz. Según ella es su destino, cuidar de mí y nada más. Supongo que ser madre soltera con diecinueve años en una ciudad que no es la tuya, lejos de todos los tuyos, debe ser muy duro. La quiero, sí la quiero y se va a llevar un disgusto muy grande cuando vea que los pantalones nuevos se me han desgarrado. Me costó mucho convencerla para que me los comprara, cincuenta euros son mucho. Según ella son más de cinco horas sacando la mugre del suelo de los pijos del pueblo.

No puedo abrir los ojos, cada vez tengo más náuseas y no puedo incorporarme para arrojar de mi cuerpo el vodka que me he bebido. ¡Cuánto frío!, tengo los pies helados y las manos no dejan de temblar. ¡Mi cabeza!, gira y gira en espiral, y una punzada se me clava en el corazón. Me ahogo, ¡Por Dios santo! ¿Qué me está pasando? No puedo recordar más…

Debo calmarme, respirar poco a poco, el corazón lo tengo muy acelerado, aun así, debo relajarme. No me entra el aire por la garganta y no me puedo coger el cuello, las manos van por su lado. 1,2,3…, ¡aire por favor! Me pasé con los cubatas, no tuve que haberme bebido el último, creí que lo aguantaría. Supongo que ocho son demasiados, al menos para mí, ya veo.

¡Joder! El cuerpo no deja de estremecerse, mis brazos por un lado golpeando el duro asfalto y, las piernas no las siento. ¡Por favor que venga alguien! Me estoy desesperando, y la cabeza… Debe ser los dos porros que me fumé con Lía, ¡cuánto nos reímos!, bailando y fumando, entre los cuerpos de aquellos tíos que no dejaban de sobarnos y meternos manos. Una noche muy loca, de fiesta total si no fuera por este puto dolor de cabeza y las arcadas que van y vienen sin pedirme permiso.

Siento algo pastoso en mi boca, las babas se escurren por mis labios sin más, es una espuma que me asquea ¡joder!, me duele cada vez más la barriga, no lo soporto. Y la cabeza me arde, creo que estoy quemando el alcohol que me bebí. Voy a caerme, necesito agarrarme es que todo me da vueltas, se ríen de mí, ¡serán capullos de mierda!

Me duermo, no aguanto más los ojos abiertos, aunque la oscuridad se hizo hace ya un buen rato, me duelen hasta las pestañas enganchadas de tanto rímel que me puse. Es una sensación de vacío y profundidad que se apodera de mí, mientras mi cuerpo convulsiona. Escucho a lo lejos el canto ensordecedor de una ambulancia… ─¡Estoy aquí! Vengan a por mí. No me quiero morir, ─es mi pensamiento quien grita, no puedo articular palabra─   Mamá te prometo que te escucharé más y te haré caso, pero por favor, ven a recogerme a darme tu abrazo de buenas noches. Me duerm…

Buenos días, oyentes, desde la emisora municipal las noticias de las ocho. El balance de la Fiesta Mayor no puede ser más desalentador, ocho detenidos por abuso sexual y acoso; cuatro más por robo y destrozos; veinte menores por consumo de alcohol y drogas; cuatro jóvenes ingresados por coma etílicos y una fallecida. Se trata de una joven de dieciséis años, de nombre Cristina por lo que parece se ahogó con su propia lengua.

Un grito desgarrador de una madre desesperada y rota se cierne sobre el cielo del pueblo.

 

 

10 Comentarios

  1. Terrible. La crónica de una muerte anunciada. Queda la pregunta: ¿Cristina fue una de las drogadas? Tal vez, eso de ahogarse con su propia lengua lo hace pensar. Te felicito, Dolors. Es un buen relato, tan vívido como ha sido real para algunos que siguieron el mismo camino de Cristina.

    • Muchas Gracias, Cristina. Así es. Es un relato para mi hija adolescente que empieza a salir. Quiero que sea consciente que para divertirse no necesita consumir drogas ni alcohol. Muchas gracias de corazón.

  2. Tremendo, Dolors. No hay nada más dramático que la realidad. Enhorabuena, princesa!

    • Muchas gracias, por suerte es parte de mi imaginación, pero mis temores de madre.

  3. Hola, m’han recomanat que et segueixi, i la veritat, desprès de llegar aquest… crec que m’he enganxat…!!!! enhorabona!!!! no ho deixis…. vals per això!!!

  4. Buen relato. Bien sostenido y cerrado.
    Te animo a que publiques un libro de relatos y si tienes tiempo e ilusión una novela.
    Estás capacitada de sobra para hacerlo.
    Cuídate.

    • Muchas gracias , Fernando. Tu opinión es valiosa para mí.

  5. La adolescencia es la prueba de fuego. Tu nena tiene un bello espejo en tí, donde reflejarse⭐️✨🌟⭐️✨🌟🌹

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.174 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: