¡Qué cruel es el amor!

Blog literario, la escribiente

¡Qué cruel es el amor!, relato, reflexión, pensamientos

¡Qué cruel es el amor!, escucho esa canción en mi cabeza, mientras alzo la vista al cielo desde ésta, mi ventana, cuyos cristales se contaminan de humo sin respirar, del fango de muchos días de tormenta, amenazando la quietud y el silencio que espero; sí, esta ventana que se niega a abrir sus puertas, temiendo el portazo del aire arrebatador que quiebre sus frágiles vidrios. Miro sin observar el vaivén de gente que vienen y van, en las prisas del tiempo. Veo sin contemplar mi sombra reflejada en las gotas del relente, aún sin evaporar por el calor del nuevo día. Mi sombra encogida en milésimas de aguas, condensando el dolor que disfraza mi figura. ¡Qué cruel es el amor!, que abraza mi cintura, ciñendo sus encantos al desasosiego de huir en cualquier momento. Me rodea, acercando su aliento a mi boca, con el sabor dulce del cariño y el amargo de un adiós sin respuesta. Sí, sé que ama mis labios, esa sensualidad que desprenden con el rojo del carmín que embellezco. Mis labios, cuyos besos secretos se escriben en las comisuras silenciando a sus dueños; o esos besos furtivos robados en el fulgor de un primer encuentro; y los besos de pasión, nacidos al amparo de la candela de una noche de verano. El amor quiere mis labios, voluptuosos de tanto besar; inocentes en una adolescencia perdida; cerrados a cal y canto a los besos de Judas y frutos de una ambrosía floreciendo de la melancolía. Eso son mis labios cuando no enseñan la sequedad de este sinvivir que atesoro. Ni siquiera, muestran los pellejos que el desamor arrojó como muestra del premio a tanta consideración. Menos aún, cuando exhiben el fuego febril de tantas lágrimas derramadas por quién calla su venganza.

El amor me disputa entre el uno y el otro, y acallo mi opinión por no tener la respuesta. Me discute las caricias concedidas en acto de voluntad, sin tregua para responder a sus reproches, ¡Qué cruel es el amor!, que me condena a la pena de divagar entre la estabilidad y el riesgo de aventurarme a jugar al azar. Me amenaza con romper mis dientes con el gancho de quién se burla de mi compromiso. Me constriñe el vientre, para que no olvide, que él siempre vence la partida. Doblego mi cuerpo para soportar el daño que me provoca tanta represión. Y no le puedo gritar ¡vete de este lugar! Él permanece impávido a mi desazón, esa blanquecina piel que cubre el negro de la inquietud en penumbra con la tristeza. Ese es el amor, implacable ante el temor. Inmutable a mi dolor. Despiadado con mi razón.

¡Qué cruel es el amor! que gravita ante mí, burlándose de mi soledad buscada en el allende de los días. Es salvaje con las fauces del león, despedazando mis huesos en un crujir de astillas partidas con la rabia de un pasado traicionado; y voraz con la gula del muerto de hambre, saciando sus anhelos. Ese es el amor, el compañero que okupa mi hogar sin invitación. El que se acomoda en mi cama calentando el hueco que dejó el recuerdo de quién lo ocupó. Ese es, el amor, el que me desnuda poco a poco para elevar mis sentidos al firmamento del placer. El que construye un castillo en el aire habitado por mis dedos rozando sus muros. Ese es el amor, el vil caballero enfrentado a mi olvido, aquellos celos que mataron mi ilusión.

¡Qué cruel es el amor! despertando mis deseos de ser la princesa de un cuento de hadas. Maligno robándome las perdices de la felicidad. Ese es él: violento ante las sacudidas que enviste; tenaz en sus despedidas. Y yo soy, esa, la concubina que necesita.

Miro por la ventana, sucia por la mezquindad, sin fijar mi mirada más allá del sol que brilla en mis ojos; mientras él, el amor, rodea mi cintura susurrándome me quedaré a tu lado.

14 Comentarios

  1. Si, buenos días algo cruel cuando se olvida de la palabra que lo ata. Es duro el amor y tan fuerte como el calzado de cuero duro que lo lleva. Fuerte es cada cosa que se esconde en la armadura de un pecho cobarde, y lo hace parecer fuerte sin que lo sea, pues se hace al mundo valiente, cuando se atreve a perder la vida, haciendo frente por lo que siente.

    • Así es de villano que desdenta tu boca arrojando los dientes al olvido del compromiso. Buenos días, Dani. Muchas gracias por tus palabras.

  2. El amor es la únic crueldad que queremos mantener a nuestro lado. Saludos.

  3. Ya lo decía el poeta asturiano Ramón de Campoamor: Todo en amor es triste, más triste y todo, es lo mejor que existe. No desesperes. Cuando venga agárrate a él. Disfrútalo y vívelo mientras dure. Nada es eterno. Cuídate y adelante.

    • Muchas gracias, Fernando. Cierto, nada es eterno y no hay más certeza de qué hasta el amor, tiene su lado oscuro. Besos.

  4. Sí, pero qué sería de la vida sin el amor, aun así asumimos ese riesgo,dulce y amargo.Aun así, Dolors, Hay tantas variantes del amor que al final uno termina por no querer nada que haga daño, es una contradicción, amor y daño, sin embargo cuánto daño han hecho algunos amores. Mi enhorabuena, Dolors.

  5. Eso de que el amor es de color rosa no es cierto y creo que todos lo hemos vivido en nuestras carnes. Muchas veces anhelamos lo que no tenemos, entre ello el amor. A menudo sueño que vuelvo a ser una chica de 19 años y me quedo sola. Francamente lo paso muy mal, jajaja. Después me despierto y lo recuerdo. El amor verdadero llegará, querida Dolors, pero sin presión, sin forzar. Un beso y sigue deleitándonos con estos textos, aunque a veces sean tan melancólicos.

    • Muchas gracias, Sandra. El amor es esa rosa con alguna espina que siempre te pincha donde más duele.

  6. Muy intenso este amor!

  7. El amor… No lo hay con falsedad. Cuando el amor se manifiesta es porque tiene sustento y, comúnmente es duradero, caso contrario… No es amor

    Nunca dejes de escribir sobre el amor, porque del amor, eres testigo

    Abrazo con mucho cariño. Besos mil

    • El amor mágica palabra con alcance universal. Creo en él, Roberto. Michas gracias. Mi cariño.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.346 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: