Reseña: DOCE TRIOS Y DOCE A SOLAS de Esther Santana, Ana Larraz, Purificación Estarli

Blog literario, reseñas

Doce trios y doce a solas, relatos, cuentos

“A veces los sentimientos se entremezclan y aparecen los rencores, la rabia, las frustraciones, y en esa batalla intentan sobresalir los recuerdos, la felicidad vivida, las alegrías…”

Recientemente he descubierto el poder de los libros de relatos cortos Siempre he sido lectora de historias largas, y cuánto más mejor. Quizás equivocadamente se ha tendido a pensar que los libros de relatos cortos son la hermana pequeña de la literatura. Como todo en la vida, es un error que a veces se tarda en confirmar. No pretendo enfrentar la novela larga versus relatos cortos, pues ambos tienen sus pros y contras. Sí que puedo decir, que me he vuelto adicta a este tipo de género. Tal vez, otorgan al lector a implicarse más directamente en la historia con la posibilidad de jugar más con su imaginación. También ofrecen la oportunidad de renunciar a un relato que no guste, sin dejar de banda el resto del libro. Más aún, no importa porque parte del libro empieces, pues no se ajusta a una estructura temporal ni lineal. En definitiva, los relatos cortos inspiran grandes historias condensadas en las palabras justas.

Doce tríos y doce a solas, es un libro de doce relatos, escritos al alimón entre tres autoras, doce cuentos iniciados por una de ellas cada vez y continuado por las dos, restantes; para finalizar con el relato inicial y original de la primera. La idea original es buena, aunque de entrada parezca confundir al lector. Mantener la coherencia y la consistencia de las historias entre las tres debe ser difícil. Quiero entender, más bien deduzco de la lectura, que las tres autoras pretenden evidenciar como una misma historia se concibe de diferente manera según la perspectiva de cada persona. Así en este libro, cada “cuento”, pues en realidad eso son; se distingue el estilo y la actitud de cada autora ante la historia. Se diferencia el barroquismo en el lenguaje de Purificación, el pragmatismo más acentuado en Ana y el toque irónico de Esther.

En realidad, son historias cotidianas, aspectos del día a día qué en manos de las autoras, se precipitan a desenlaces unas veces muy creíbles y reales; y en ocasiones la fantasía asume el papel de desencadenar el final. Así se tocan temas como la maternidad y la paternidad junto a la filiación en Querida hija…, donde cada una de las autoras desarrollan la historia desde la infidelidad para explicar el desprecio de un padre hacía su hija; hasta las casualidades de la vida provocando malentendidos. Quizás la historia original es más creíble que la compartida, pues los giros para explicarla son más forzados. Una de las historias que más sonrisas me sacó fue ¡Vaya fauna!, herencias disputadas, historias surrealistas, la sombra de la corrupción que es alargada, y un final con un toque de humor. Temas como la mendicidad para busca la identidad en El hombre de barba bermeja, un cuento más retórico e intimista que el resto, siempre desde mi opinión, la búsqueda de una vida perdida: “Y hablaron, uno con dolor, otro con resentimiento, a veces con lágrimas y, otras, con miradas silenciosas…”

Temas como la infidelidad se repite, aunque siempre buscando el lado bueno de la vida para su resolución como en Mi felicidad no es de nadie añadiendo la dosis de fantasía y paranormal necesaria para sacar una sonrisa. De la misma manera que el terror, la sangre, la muerte, lo paranormal se encuentran en El renacer de la novia. El miedo que bloquea a la persona, la tristeza, el suicidio, y un deje de nostalgia se contagian en Una luz en la oscuridad o El grito de la soledad, “He debido caer y ahora estoy ahí abajo, muriendo despacio, ahogándome en mis propios miedos, en mis dudas, en mis insatisfacciones…” pero siempre con un mensaje de positivismo y segundas oportunidades, “debes coger el tren que te lleva a un viaje sin retorno”. Nos muestran la adoración al cuerpo y su belleza muriendo en la vanidad y el narcisismo en El Vestido, y como se puede vender un alma por mantenerla.

Emociones reales, que tocan al lector en su realidad más diaria,amor, frustraciones, soledad, tristeza, desgracias que te conducen al hastío, mas cómo dice el refrán “Dios, aprieta pero no ahoga” y para todo existe una solución que te lleve a la felicidad.  

Las tres autoras se las ingenian positivamente para llevar al lector al puro entretenimiento, más allá de la reflexión. La coordinación entre ellas a veces se resiente a favor de una de ellas; pero a pesar de ello, su ingenio e iniciativa y la estructura del libro alegran con una brisa fresca de primavera al lector. Estilos muy diferentes mezclados con la prudencia de no alterar el contenido de los relatos. Lenguaje sencillo y accesible al alcance de todos. Un libro para leer en cualquier hueco del día y en cualquier lugar dejando el regusto de los cuentos. Recomendable para todos los públicos.

“no pongas la felicidad en sus manos, está en las tuyas, tú eres tu dueña y tú diriges tu destino.”

Blog literario, reseñas

Ana Larraz, escritora @Analarrazgale

 

 

 

Blog literario, reseñas

Purificación Estarli, escritora @PEstarli

Blog literario, reseñas

Esther Santana, escritora @EstherSantanaCo

Enlaces:

Amazon: Doce Trios y Doce a solas

@doce_trios

2 Comentarios

  1. Muchísimas gracias por tu reseña @dolors, es fantástico!!! Has interpretado perfectamente nuestra idea y además, tu tienes una maravillosa forma de transmitirla. Otra vez gracias

    • Muchas gracias, Ana, espero haber captado el espíritu del libro. Éxitos.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 330 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: