Mi niña

Blog literario, la escribiente.

Mi niña, reflexión

No creo en los días impuestos por los intereses de, vete a saber quién; pero debo decir que en mi fuero interno me emociono pensar como madre. Soy madre porqué quise, lo decidí yo, sin imposiciones, en el momento justo con la persona adecuada. De ella nació quién me devolvió la sonrisa y la vida. Una niña preciosa, de sonrisa fácil y alegría en sus venas. De conversación ágil y fuerza extrema. Esa es mi niña, a mis ojos, la belleza de sus rasgos y aún más, la belleza de espíritu.

La Naturaleza me concedió el tesoro más preciado, envuelto en ternura, con un lazo brillante en la seda de sus cabellos. Mi niña crece, se hace mujer con el silencio de los días, y los gritos de un cuerpo que estalla como la rosa del desierto. Se abre al mundo concediendo lo mejor de ella, y esperando el permiso para curiosear entre la fortuna y desdicha; entre libros y música; entre gentes buenas y muchas de malas. Esa es mi niña, emerge con la gula de aprender y el apetito de comerse el mundo. Esa es mi niña, la pupila de mis ojos negros y aunque tristes en las fotografías instantáneas, refulgen en su interior con la luz del primer Sol de la mañana.

No creo en las fiestas impuestas, mas mi corazón brinda con cava cada nuevo amanecer cuando contemplo esas mejillas sonrosadas por la adolescencia. Cuando escucho entre murmullos “mama, déjame un poquito más”. Y no sabes, mi niña, que sólo quiero parar el tiempo para retenerte en mis ojos, para qué ese momento se congele. No sabes mi niña, que me consume el lado oscuro de la vida y que pueda golpearte con la fuerza del soldado llevado por el odio. No sabes mi niña que protejo tus sueños, cuido tus deseos y alimento tus sueños.

No creo en las fiestas impuestas, pero hoy necesito decirte mi niña, como tantas veces te repito hasta la saciedad, cuánto te quiero, cuánto te amo. Amor que nació de mi vientre para desafiar a la mente y, más, desafiar a ingratos que no confiaban en mí.

Hoy mi niña, ésta tu madre, entre las arrugas de lo vivido y las canas de verte crecer, sólo deseo decir: Te quiero.

14 Comentarios

  1. Sensible canto lleno de emoción y cariño de una madre que en su día, regala a la flor que adorna su vida no “un día” sino todos los días de su vida. Gracias Dolors por ser tan especial.

    • Muchas gracias a ti, Queiro por tus palabras y, más aún por leerme. Un beso.

  2. Felicidades, Dolors, por el relato y por ese amor tan grande de madre que sientes por tu niña, para mí, incomporable con ningún otro.
    Abrazos y besos a las dos.
    Enhorabuena.

    • Así es, Míriam el mayor amor que se puede sentir. Gracias por tus palabras, son aire que impulsa mis ganas de escribir. Besos.

  3. Cuanto amor desprenden estas líneas Dolors, tu hija debe sentirse orgullosa de tener a su lado a una madre como tú. Felicidades!

    • Muchas gracias, realmente soy yo la que me siento orgullosa de ella por tantas cosas buenas que me regala cada día. Saludos.

  4. Precioso 🙂 Muchas gracias por compartirlo con nosotros. Yo aún no soy madre pero casi (sólo casi porque creo que no puedo llegar a entender cuanto quiere una madre aun hijo todavía) he podido sentir cada palabra que escribías y me han emocionado. Muchas felicidades a ti y a tu hija. Un beso.

    • Muchas gracias. Es un sentimiento que no existen suficientes palabras inventadas para expresarlo. Un beso. Todo llega a su momento.

  5. Qué bellas palabras, Dolors! Suscribo como madre lo que tan sensiblemente expresas!

    • Gracias, Isabella tú bien sabes cuánto se ama a un hij@. Besos y felicidades.

  6. Bella declaración de amor. Un hijo debe de ser lo más hermoso que alguien pueda tener. Carne de tu carne y sangre de tu sangre. Luego el día a día va creando otros vínculos de unión que aquí también existen. Se ve que hay mucho amor entre vosotras.
    Buena semana.

    • Lo hay, muchísimo. Es inexplicable. Un amor puro y real. Gracias, Fernando. Un beso.

  7. Me has emocionado (y conste que eso es difícil). Enhorabuena por tu sensibilidad y talento y por, como tú muchas veces has dicho, tu mayor logro:tu hija.

    • Muchas gracias, Laura. Realmente, es el mayor logro y mi mayor tesoro. Me alegra muchísimo haberte sacado la lagrimita. Un beso.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 10.864 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: