Reseña: POETA EN LA RED de Belén Olavarría

Blog literario, reseñas

Poeta en la red, antología poética

Eras instante, tan claro

“Eras, instante, tan claro.

Perdidamente te alejas,

dejando erguido al deseo

con sus vagas ansias tercas.

 

Siento huir bajo el otoño

pálidas aguas sin fuerza,

mientras se olvidan los árboles

de las hojas que desertan.

 

La llama tuerce su hastío,

sola su viva presencia,

y la lámpara ya duerme

sobre mis ojos en vela.

 

Cuán lejano todo. Muertas

las rosas que ayer abrieran,

aunque aliente su secreto

por las verdes alamedas.

 

Bajo tormentas la playa

será soledad de arena

donde el amor yazca en sueños.

La tierra y el mar lo esperan”.

Luís Cernuda (1902-1963)

 

Cuando conocí a Belén, un pensamiento me vino a la mente, «esta chica es pura filosofía», y esa primera impresión la sigo manteniendo. Aunque el poemario que os presento, lo conocía en su mayor parte, no deja de sorprenderme leer y releer los versos de esta poeta. Poeta en la red es un poemario recogido de las publicaciones que Belén ha realizado en las redes sociales. De forma activa he participado de alguna manera en la réplica de muchos de ellos, no con el magisterio y el dominio del verso que posee Belén, pero sí con la reflexión a los que me evocaba cada verso. Así, tuit a tuit fuimos conociéndonos y de ello mi admiración. ¡Qué decir de mi amor por la poesía!

Poeta en la red es una compilación de breves poemas como las gotas de esencia de perfume de azahar y frutas del bosque salvajes. Bellos poemas en la lírica de la palabra, belleza que extrae del sonido y el significado de sustantivos y verbos, versos pareados que evocan a Bécquer muchos de ellos, como en Canción dedicada, el primero poema de este libro:

“Todos los días de mi vida

quise escribir esta canción dedicada

de un hombre perdido

a una mujer amada”.

Belén no se rinde a escribir solo poemas de amor o desamor metáfora de poesía. De ahí esa esencia de azahar, el romanticismo que evoca en Canción dedicada, Lluvia, Flores marchitas, pero de ella se destacan los aromas a frutas salvajes, la libertad de sus versos que abofetean la realidad, para, bajo mi criterio hacernos reflexionar. Un zasca de integridad moral y ética, para recordarnos qué somos seres humanos y no debemos girar la cara a lo elocuente. Así dedica versos a la soledad, Nuestra historia, igual que en Exclusividad, aunque en este poema interpreto además que la individualidad se pierde en la globalidad del mundo. Dejamos de ser “nosotros mismos” para ser parte de los demás.

“Porque en la intimidad de su habitación

no hay nadie más,

pues cuando deja atrás el umbral de su

morada

sólo es una más entre millones”.

La globalidad, el mundo es un tema recurrente en Belén, conciencia social entiendo yo, somos parte de un todo, y ese todo es nuestro planeta; en Único Mundo se refleja: “compartimos el mismo cielo falto de estrellas”. El mismo cielo falto de estrellas, mas de empatía, de igualdad de clases sociales, de género, de número, así lo versa en Derechos Humanos: “porque vivir es un derecho de ricos / y no una posibilidad de pobres”. Aborda temas tan actuales como el acoso escolar en Bullying, al maltrato de género como en Presa, Desiguales, La Opresión del amor. La juventud y la adolescencia, etapas de la vida donde la brújula del destino se muestra incierta y loca, sin encontrar el camino así en Adolescencia lo refleja: “Y el diluvio universal de la pasada noche, / le había dejado resquicios / de culpabilidad y reproches”, esa juventud, aunque cree vivir bajo la bandera de la libertad se encuentra subyugada al poder fáctico de gobernantes, tecnología, redes sociales…valores como la apariencia y el dinero son más poderosas que la persona en sí. De ello, nos da muestras, la poeta, en Another Brick in the Wall, “Sin previo aviso, / alguien nos empezó a apodar la generación perdida”, un grito a revelarse contra aquello y aquellos que nos someten.  El valor actual de nosotros mismos tangible en monedas de cambio, la soledad se paga con dinero, incluso somos capaces de vender nuestra alma al mejor postor a cambio de “fama y poder” en Greedy Mind, El vendedor ambulante de sueños:

“Vendo sueños a un alto precio.

¿Cuánto estás dispuesto a pagar

por cumplir tu propio deseo?…”

Belén con un lenguaje cotidiano, de a pie, nos ofrece su visión de la realidad con un tono irónico muchas veces ante la crueldad de los acontecimientos. Así en Desde sus ojos somos carne del gran ojo que todo lo ve, alusión desde mi entender al control en el que vivimos desde todas las instancias de la sociedad. O en Destino el miedo reflejado a los pies del que muere en la calle, ya sea un vagabundo, un asesinado o el que sufre un ataque al corazón, y la indiferencia de nosotros, los transeúntes que ignoramos a la persona y su esencia, “Pero veo al mundo continuar / mientras su espíritu parte…”.

Mas a nuestra poeta le importa el tiempo: pasado, presente y futuro; o el tiempo como momentos e instantes por aprehender. Manecillas de reloj que no ve ni oye. La abstracción de los hechos que vivimos cuantificado en horas de reloj, en El Reloj, Ladrones de Instantes, El tiempo que perdimos, Tristeza soluble, Juego de percepciones,  Recuerdos:

“Entre el ayer,

turbio pasado,

y el hoy,

indescriptible presente,

guardo todos mis recuerdos;

sombras que se dispersan

retuercen y encubren.”

 

 Ese hueco que se agarra a la vida para dar fe de nuestra existencia. Ese humo que se diluye en el aire para recordarnos lo efímero que somos. Pero siempre con el mensaje de vivir el presente, cada momento como el último. La perspectiva de la vida, también requiere importancia para la poeta, interpreto que cada uno vivimos la vida desde nuestra visión, y es de tantos colores dependiendo del cristal con el que se mire. Versos en Lo inesperado, Prismas, Juego de percepciones. Sin olvidar el destino, Prismas, no somos efectos del azar sino de lo que ya está escrito en nosotros; Adversidades, los golpes de la vida que no se esperan, pero depende como las vivas para que sean el punto y final. O en Tristeza Soluble la esperanza del mañana superará tus penas. El destino que te lleva a la soledad en Nuestra historia.

La muerte y la soledad caminan juntas de la mano en la poesía de Belén Olavarría. La soledad que puede llevarte a escribir tus últimos días, pero vuelve a jugar el destino y no es posible, aún no es el momento, Tu diario:

“Hoy es el día que no querías vivir,

Pero se materializó en tu diario”.

O en Game Over un guiño a la muerte como un videojuego, renacer en cada partida. La muerte es para la poeta parte de la vida, aceptarla como tal, nuestro último fin de trayecto que es el destino. Flores marchitas, tres versos rotundos sobre ello, silencio total.

No puedo dejar destacar los poemas que versan a la poesía propiamente dicha y la inspiración, en Poesía, sentidas ambas cómo ilusionistas y escapistas, apareciendo y desapareciendo a su libre albedrio.  O en Mis Musas miedo a la falta de inspiración, más aún una crítica a la frialdad e impersonalidad del “teclado” en decremento de sentir el papel o la tinta que inspiran los versos, la creación clásica de la poesía. Otros temas abordados son el miedo, la ausencia, la maldad. Emociones que nos envuelven en el día a día.

Versos aparentemente sencillos, pero que en su interior se concentra un mundo de reflexión, y maneras de percibir la actualidad con la sátira de la metáfora y el simbolismo, como su paisano Luís Cernuda. Poemas condensados como el buen perfume para mantenerse adheridos a la piel por mucho tiempo o por la eternidad. Poemas sin barroquismo que llegan a los más ortodoxos entendidos en poesía y, para mí el mayor valor, poemas accesibles a cualquier tipo de lector y quién desee iniciarse en el mundo lírico y onírico. Un solo inconveniente, me he quedado con ganas de mucho más.

Belén se asoma desde su atalaya, igual que en la portada, observando a las personas que transitan por las calles de la ciudad con un librito corto que en media hora lees, pero aconsejo releer para adoptar todos los mensajes que Belén quiere transmitir. Muy recomendable para todo tipo de lectores.

Totalmente de acuerdo con su prologuista, Fco. José Peña Rodríguez, Belén Olavarría consolida nuestra Literatura.

Pies Pesados

“Caminando con pies pesados

la furia, la rabia,

no tienen lugar.

Y el espacio,

no es más que en sí sólo espacio,

es instante que habitar”.

Blog literario, reseñas

Belén Olavarría, poeta

 

 Enlaces:

Amazon: Poeta en la red

Twitter: @shalatea

Facebook

 

 

2 Comentarios

  1. ¡Oh, maravillosa reseña, Dolors! Belén es una inmensidad en un micro océano de letras.
    ¡Enhorabuena!
    Abrazos 🌹

    • Así es querida Míriam, lo supe la primera vez que leí uno de sus tuits. Siempre he creído en ella. Mil gracias, un beso.

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.346 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: