En caída libre

Blog literario, relato, la escribiente

En caída libre, relato

Desciendo con la rapidez del alud en la montaña nevada y pesada, cargada del hielo que rompe la base poco cimentada, en la raíz de una tierra de arenas movedizas. Caigo en la precipitación de esa agua que nace en el cielo para morir en el asfalto, de una ciudad sucia y cruda, burda y sarcástica, poblada por gentes anónimas, sin vidas más allá del trabajo y el dinero. Ruedo sin parar, en la acera de tanto indigente, buscando un banco donde acomodar la ebriedad y, dormir el día y la noche, esperando la próxima borrachera. Y me derrumbo, sobre un colchón de púas que se clavan una a una en mi piel, tatuando en la epidermis cada uno de mis días de locura y de llantos; todas las lágrimas con nombre de hombre, o aquellas vertidas en el ocaso del pensamiento perdido por tanto desdicha. Sangra mi cuerpo y sangra mi alma, la que pierde el equilibrio en la cuerda floja de días de monotonía y melancolía enturbiando un rostro sin boca, cosida con puntadas de hilo de nylon para no despegarse de su silencio. Tropiezo una y otra vez con la misma piedra, la que me encuentro en el camino que tomo, para ir a ninguna parte. Una piedra rugosa por los años, áspera y ruda como mi historia, gris como mis días, dura en la apariencia y arcillosa en su interior. Cada patada que le doy a mi piedra, para apartarla, de esta calle que me lleva al final del túnel, crece y se agranda como el grano infectado en la cara, enquistando la sangre y supurando el pus enervado por el veneno del despecho y el desprecio.

Resbalo en la constancia de no mirar por donde piso, sin mirar al frente con el desafío de comerme el mundo y en la ceguera de tanto orgullo, arrogancia de quien se cree una mendiga de causas perdidas. Giro y giro, más giros, hasta el mareo, sobre un tío vivo de personas que se desdibujan en una cuartilla arrugada y lanzada a la papelera, inservible para escribir más nombres y menos direcciones, una hoja de garabatos trazado sin ton ni son, ocupando horas muertas con un lápiz mellado por dentelladas de rabia y de ira. Y el vértigo acecha a mis ojos con la pesadumbre de quien mira hacia abajo, sin más horizonte, que el vacío abierto en un boquete sobre el suelo enfangado, de tanta lluvia, deseosa de limpiar la podredumbre de almas sonámbulas vagando un te quiero.

Aturdida, cierro la mente, y dejo que el ruido de los truenos, ensordezcan mis pensamientos, para lanzarme en caída libre sobre el hueco que se pierde en un pozo sin fondo. Ese, que te traslada a la puerta del averno, donde te espera el cancerbero, un perro maloliente y rabioso, ladrando mi bienvenida al fuego del infierno eterno. Quemo mi pereza, la vaguedad de mis manos y la lentitud de mis pasos. Arde mi lengua, impía de palabras nunca dichas y sí pensadas, y las dichas, en el ímpetu de la refriega con aquellos que me quisieron. Crepitan mis huesos, chirriando por el dolor de la enfermedad y más, por la desazón de querer y no poder. Y poco a poco, humean las ideas que en aire se expanden por una chimenea sin salida, contaminando la vida de todo bicho viviente en ese abismo. Y en esa lumbre, mientras danzan las meigas cantando aquelarres, expío culpas y pecados. Entre demonios riendo mi dolor, purgo los temores y las mentiras que acechan mi ser, para convencerme de lo buena que soy, falsedad del negativo de mi fotografía. Peno los “te quiero” que emulé en la concupiscencia de extraños de media noche, para saciar el hambre de besos y abrazos. Redimo en el fuego, la intranscendencia de mis días, libros sin título con hojas en blanco, merecedores de caer en la noche de los cristales rotos, para ser olvidados en las cenizas diluidas en el mar.

En caída libre, desciendo al infierno para purificar la ignominia de mi nombre y la vergüenza de mi sombra, esa que vaga clamando perdón. Enferma de muerte, condenada por sentencia con pena capital, agonizo en un último estertor y una última voluntad: no me recuerden.

 

26 Comentarios

  1. Un relato muy triste y con mucho dolor, de esos que tan bien escribes.

    • Así es, Sandra, el dolor a veces te impide ver más allá de la punta de la nariz. Gracias, mil gracias.

  2. Cuando el dolor tiene mucha más profundidad que las caricias y los pensamientos sombríos vuelan libres, angustiosos y sin prisas, el eco se nos hace dueño del corazón y la sola repetición de su discurso se nos hace miserable y eternos. Solo las ganas de vivir, de luchar y de cambiar al fin nuestro destino, hará que ganemos la batalla, tal vez solo una pero, habrá merecido la pena. Un abrazo Dolors y, no lo olvides, al silencio se le vence gritando, se pierde, manteniendo muda la esperanza.

    • Gracias, Frank. Ese dolor se mimetiza en mí, y me parte. Pero, he aprendido a convivir con él, aunque a veces, me saca de quicio y , es entonces cuando me hace añicos. Ojalá, pudiese explicar, encontrar las palabras que definan lo cruel que puede ser. Batallo y no me vencerá. Todavía no. Besos.

  3. «Sangra mi cuerpo y sangra mi alma»; «tropiezo una y otra vez con la misma piedra, la que me encuentro en el camino que tomo, para ir a ninguna parte»; «vagando un te quiero». Precioso relato, Dolors. Como siempre, destila una sensibilidad y profundidad que, aunque desgarradora, enmascara fortaleza y sabiduría.
    Un abrazo 🌹

    • Gracias, Míriam, un beso enorme. Quisiera ser sabia para curar el dolor que emponzoña el alma. Pero no lo soy, tan sólo una sombra que vaga.

  4. Tremendo, Dolors. Vuelca todo el dolor en las letras y sonríe a la vida. Un beso.

  5. Bello y arrasador, Dolors. Siempre queda la esperanza encerrada en el fondo de la caja de Pandora.

  6. Preciosas a la vez que tristes palabras, Dolors. El próximo se ha de titular ‘Ascensión sin límites’. Un besazo.

    • jajaja vale, hecho. Muchas gracias, Diego. Saludos.

  7. Pero lo superarás. Tú y yo lo sabemos. El dolor pasa y la felicidad vuelve. NADIE es propietario de la tuya: sólo tú. Lo lograrás. Un beso, niña linda.

    • Por supuesto, Mary Ann, nada es eterno. Un beso enorme.

  8. Magnífic Dolors. Les teves paraules fan sentir molt endins. Gràcies per regalar-nos els teus escrits.

  9. Muy bonito y profundo, Dolors, me ha gustado mucho. Felicidades

  10. “Con todas las fuerzas en contra, perseverar. Jamás doblegarse. Mostrarse fuerte atrae el auxilio de los dioses”
    (Johann Wolfgang Von Goethe)
    Ningún mar en calma hizo experto a un marinero. Es necesario pasar malos momentos para superarse, para crecer como persona y aprovechar -más si cabe- lo bueno que aún nos queda por llegar.
    Triste relato pero muy bien escrito.
    Te felicito.

  11. El día que seas capaz de expresar con idéntica intensidad un sentimiento, acontecimiento, momento o vivencia feliz, el mundo no cabrá en si de gozo.¡Cuánta pasión! Un abrazo.

    • Muchas gracias, algún día creo que será posible. Saludos, Héctor.

Trackbacks/Pingbacks

  1. En caída libre – HUELLAS LITERARIAS - […] En caída libre En caída libre, relato Desciendo con la rapidez del alud en la montaña nevada y pesada,…

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.346 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: