¡MALDITA GUERRA!

Blog literario, relato

¡MALDITA GUERRA! relato, Guerra Civil Española

Desde el balcón, Rosa contempla el valle, que desde su puerta se abre para abrazar una tierra agradecida, a tanta dicha, a pesar de todas las desdichas acumuladas. Una guerra, traiciones, muertos, desamores, ambiciones, venganzas, podredumbre; tantas, enterradas en esas tierras, bendecidas por el agua del desierto, que transita a su alrededor. Tierras de cultivo, donde los cerezos florecen en primavera, para dar la bienvenida al sol del Sur. Manzanos, ciruelos, higueras, hortalizas, verduras y el trigo, germen de la Humanidad. El oro verde de olivos centenarios, y la belleza del almendro, endulzando lo amargo de la vida. Sí, todo ello a los pies de Rosa, tierras, regalo de los dioses, para acallar los murmullos de vecinos chismosos, y rumores inciertos. Tierra, empobrecida por balas y bombas, y no enriquecida por el abono del rebaño muerto en la contienda.

Rosa acaricia la fresca brisa del alba, con una sonrisa que ilumina su tez blanca, como la cal que blanquea su casa. Labios rosados, por los besos de quien la ama, con la obsesión del perdedor. Rubor en sus mejillas, por los halagos de la primavera, ensalzando su belleza. Y esos ojos almendrados, ocultando el llanto de sentirse atrapada, en un valle que da la espalda a un mundo que avanza a toda prisa. Ella, Rosa, contempla con un deje de tristeza en su mirada, como Manuel, el amor de toda su vida, que prepara la mula con los aperos de los cántaros. En ellos, como la mujer exultando su lozanía, recoge el agua de la fuente del pueblo. Esa agua fresca y cristalina, como su vida; vida de trabajo y pocas satisfacciones, mas, las suficientes para saciar la sed que su boca necesita. «Qué buen mozo, es mi Manuel», se repite Rosa en un suspiro de mujer enamorada. No sin ello, reconoce esa niebla de pobreza que brota del suelo de piedra, que es su hogar,  y empaña esas paredes de arcilla, guardadoras del frío invierno,  para refrescar los días de verano.

Acaricia su vientre Rosa, protegiendo la semilla que de él crece, alegrando el rostro de quien cobija tanto color y suaves fragancias de vida. Palpa con nostalgia esas entrañas que engendran el producto de un amor, entre tanta miseria. Aún puede otear en el horizonte, la torre de la iglesia destrozada por las bombas de la guerra. Ya no redoblan las campanas a misa de 11, pues perecen en el suelo.

Cruel guerra, fratricida de seres que sólo querían la paz en sus casas. ¡Maldita, guerra! se dice, Rosa, nacida de falsas ideologías, separando a los hermanos, por colmar los logros de indeseables hombres con ansías de poder. ¡Maldita guerra! que divide un pueblo en dos bandos, tirando piedras sobre sus cabezas. ¡Maldita guerra! que condena a la ignorancia, a los librepensadores. ¡Maldita guerra! grita en silencio Rosa, para no despertar a las gallinas.

¡Pita, pita, gallinita! canta Rosa, en suave melodía, detrás de las aves que corretean por el corralillo. Gallinas que alimentan días de huevo duro y pan aún más negro. «¡Maldita guerra! que nos robó el pan y nos dio el hambre» rechina en la cabeza de Rosa, mientras alenta a los pájaros sin vuelo, con las sobras de granos de maíz. Ese, que en harina intenta ser alimento de las gachas de un pueblo.

¡Maldita guerra! piensa Rosa, recordando a sus muertos en el campo de batalla; su padre, guardia de asalto, su hermano un incauto en busca de la salvación, sus tíos, Pedro y Rafael enfrentados por las armas, tantos…No desea olvidar, esa mujer, que en lamentos se culpa por no saltar al campo de batalla, liderando como una marsellesa, la libertad. 

Rosa no olvida, en su memoria se registran,  fotografías en blanco y negro, de los ahorcados, de los fusilados, de los condenados. En  ella, se acumula la sangre derramada por los luchadores de la libertad, más, de aquellos que perdieron la razón en la sinrazón del crimen y el castigo. Rosa no apila la ira ni la rabia, en su corazón, tan solo, el dolor de tanta maldad, de la impotencia de no saldar la deuda con la bondad.

Rosa recibe al día, fresco y soleado de primavera, con la melancolía  del tiempo que no entiende de muertos y guerras, ni de hambre ni miseria. Ni siquiera de zapatos desgastados por los exiliados, camino de la paz. Mas aún, de los prisioneros de guerra que comen la porquería de otros.

Y es que Rosa, no puede relegar al olvido, la tortura y el daño de caramelos envenenados por la venganza. No puede apartar de su memoria, los nombres bordados, en las sábanas deshilachadas del ajuar de las prometidas. Amigas viudas, antes de casarse. Ni del luto guardado por las mujeres aferradas a nichos sin muerto.

¡Maldita guerra!, ¡maldita guerra! se dice Rosa mientras cierra la puerta de su balcón, vislumbrando el perdón sin despecho al causante de tanta herida. Y es que Rosa no desea echar más sal a la cicatriz, que lentamente empieza a curar.

Blog literario, reseña

¡MALDITA GUERRA! relato, Guerra Civil Española

 

27 Comentarios

  1. Precioso relato. Heridas que tardaron mucho tiempo en curar, memoria recurrente que llama y llama para recordarnos no volver a la barbarie. Muy bonito, Dolors. Enhorabuena.

    • Muchas gracias, Queiro. Heridas cicatrizadas, pero lamiéndolas para que no vuelvan a suceder.

  2. Hermoso escrito, Dolors, hilvanado desde una ternura y sensibilidad desgarradora a la vez que esperanzadora. Muy emotivo. Un abrazo, princesa.

    • Muchas gracias, Míriam. Ufff!! me motiváis. Besos.

  3. Sin comentarios, Dolors. Tú lo has dicho todo. Enhorabuena y un fuerte abrazo.

    • Muchas gracias, José, por entrar y comentar. Saludos y un abrazo.

  4. Pero, ¿hay algo sobre lo que tú no puedas o sepas escribir? Esa sensibilidad te hace única, princesa. ¡Enhorabuena!

    • Uy, Laura no puedo escribir sobre miles de cosas. Mil gracias por entrar, leer y comentar.

  5. Eres muy versátil, ¿lo sabías? Me ha gustado mucho

    • Muchas gracias, Sandra. No lo sé, pero lo tenía en la cabeza hace un tiempo, inspirado en mis abuelos. Besos, amiga.

  6. Exquisito, relato que conjuga las emociones de tantos que, como Rosa, sufrieron y siguen sufriendo los estragos de la guerra. Muchas felicidades!!!

  7. Me has llegado al alma querida Dolors, hermoso y triste, pero así es la vida.
    Besos de luz.

    • Gracias, Elfi, pero Rosa perdona con esperanza. Besos de luz.

  8. Sí, querida Dolors, maldita guerra, malditas todas las guerras, demasiadas heridas. Enhorabuena!!

  9. Creo que, como siempre, tu sensibilidad te hace ver aquello que no todos los ojos ven… has sabido conjugar en un solo texto el rencor sordo y la sencillez de los perdedores, (que no era otra cosa que un miedo atroz a perder la vida y tener que seguir, callados, viviendo en medio de una barbarie represiva que no les permitía ni siquiera pensar en libertad), con la esperanza, con el futuro, con la vida que, pese a todo, continuaba. Estoy estudiando a fondo ese trozo de historia y te puedo asegurar que conjugar ambas cosas es muy complicado y tú lo has hecho, cómo no, en la figura de una mujer, que es esperanza y silencio, y que suele ser la perdedora de todas las guerras, las que salen en los libros de historia y esas del día a día que nunca se cuentan. Felicidades cariñet, eres genial!

    • Tan sólo recojo aquello que las mujeres de mi familia me han concedido, enseñanzas de una vida de dolor y sacrificio; de perdón y olvido; de seguir adelante a pesar de todas las desgracias habidas. Y es que deberíamos hurgar más en nuestra historia para aprender más de nuestros errores y nuestra Historia. Mil gracias, Nina por leer y comentar.

  10. Maldita la guerra que seguimos luchando a día de hoy!!! Realidades que se repiten. Felicidades!!!

    • Así es, aprender depende de nosotros. Mil gracias.

  11. Diferente y muy bueno Dolors, me agrada ver este otro lado de vuestra merced. ¡Fantástico!

  12. Buen relato que refleja lo que representó, el daño que causó nuestra última guerra civil a tantas personas que por culpa de ella cambiaron sus vidas. Guerra cruel en ambos bandos donde se vio lo peor del ser humano. En una guerra, y más si es civil, todos pierden, tanto el bando ganador como el perdedor. Esperemos que no se olvide y su recuerdo nos sirva para que no vuelva a ocurrir algo así.Tema tratado muchas veces en literatura y del que aún nos queda mucho que escribir.
    Te felicito por tu excelente relato Dolors.
    Un beso.

    • Así es y deberíamos aprender, y no olvidar de ello. Mil gracias.

    • Muchas gracias, Orlando. Así es, perdonar y seguir caminando.

  13. Esa maldita guerra es la peor de las guerras, aunque ninguna es buena, pero al ser fratricida nunca llega a cicatrizar. Lo mejor, para que la herida no se habrá, es frotar los resentimientos y los malos recuerdos, con el bálsamo del perdón, aunque no se olvide.
    Y esa maldita guerra, fue la peor de las guerras que a nuestros mayores les tocò vivir. Hubo muchas Rosas sufridas y valientes en ambos bandos… Hubo muchos Juanes y muchos Pedros… Como tú bien dices:¡ maldita guerra!
    Como todo lo que escribes, me ha encantado, pero este relato de una manera especial, pues ya sabes que como a ti, me apasiona todo lo relacionado con La Guerra Civil y la posguerra…
    un beso y mi aplauso como siempre, princesa.🌹

Deja un comentario

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: