Blog literario, reseñas

No todo se vende, thriller psicológico, novela negra, suspense

Rosa Negra

Mirárte quiero con la energía que desprende

tus pétalos negros

elegida con imaginación desbordante

que no existes en niguna parte

pero vives en el infinito del tiempo,

ese que nunca muere porque siempre

duermes en los sueños.

Maijos Cuacos Blog

Es curioso observar que nuestras acciones pasadas, amistades, amores y enemigos repercuten en nuestro futuro.  Como leí recientemente en otro libro, somos energía que se transforma en el tiempo y en el espacio, dejando huella. Es eso lo que sucede en esta historia que nos presenta Patricia Gómez, amores pasados que más allá de su presencia, persiguen a la protagonista, Vera. Segunda parte de No todo se compra.

Vera abandona a su futuro esposo, Pedro ante el altar. Será secuestrada junto a su amigo, Marcos, liberada por la policía, pero la sombra de Pedro le seguirá persiguiendo a través de los regalos que recibe: cajas rojas, rosa negra y una sorpresa adicional. El miedo se apodera de ella, y las pesadillas serán su constante en sus noches, mientras que en el día se ve obligada a esconderse de los temores que le amenazan: “Mi objetivo: seguir con vida”. Será Marcos, su protector y guardián, y juntos emprenderán la manera de afrontar la realidad.

Paralelamente, Ricardo Guzmán, jefe de policía en Granada, asume la responsabilidad, la obligación y la afrenta personal de encargarse del caso de Vera. Sumido en el dolor de la muerte de su mujer, Noelia, se debate entre la cordura de su puesto de responsabilidad y la depresión personal. En su mente, tan solo cabe la palabra “venganza” por la trágica muerte de su esposa. “Se sentía confundido, enfadado, irritado y tremendamente desesperado”. Además le une una amistad fraternal con Marcos, motivo más que suficiente por investigar y averiguar qué se esconde y quien se esconde detrás de los regalos inesperados de Vera. Junto a Ricardo su fiel, perspicaz y observador compañero Pablo Rosales.

Realmente en este libro que nos presenta Patricia, los protagonistas son Vera por un lado, y el inspector Ricardo,  pero junto a ellos otros personajes corales ayudan a resolver la intriga que se teje alrededor de Vera. Como he citado anteriormente, Marcos, el chico guapo, niño bien, pero nada creído ni de su condición social ni de su porte. Todo lo contrario, es el héroe que va a salvar a su princesa, el joven optimista y con gran sentido del humor, que consigue destensar aquellas situaciones más violentas. El fiel amigo que todos deseamos tener, y el yerno que toda madre desea para su hija, anotación mía. Soledad, amiga de Vera, esotérica, su sexto sentido, su intuición  y su percepción, la mantiene en alerta constante, ayudar a su amiga, su fin. Jaime López, personaje que despista al lector, su actuación creará expectación y dudas. Sin olvidarme de los ausentes, pero cuyas sombras entelan la historia, Noelia y Pedro.

Patricia consigue mantener el suspense y la intriga, en cada página, creando a una joven en un primer momento indecisa, temerosa, insegura, en estado de shock, acuciada por las pesadillas que le persiguen, inmersa en la oscuridad de sus pensamientos  y dudas. Para evolucionar a una persona que madura por las circunstancias. “Allí tumbada, en posición fetal, volví a ver un halo de luz. Luz donde debían estar las sombras”. Acepta los consejos, sigue su intuición, aprende a no temer y a resolver las dudas que se les presenta. Es ella misma que en primera persona, nos relatará los acontecimientos, dialogará consigo misma y lo transmitirá al lector creando un ambiente de intimidad.

“Es destructivo, que no te hace bien. Ansiedad por resolver algo. Desequilibrio mental. Aléjate de los desconocidos”.

El resto de la novela se centra en torno a Ricardo, en este caso, la autora echa mano del narrador en tercera persona, para poner en evidencia los hechos que acontecen, pero es omnipresente, pues consigue “colarse” en los pensamientos del inspector.

“¿Qué no haría un padre por un hijo? pensó Ricardo Guzmán….”

No por ello bajando la intensidad  de la historia, personalmente, todo lo contrario, pues la acción, los hechos y los escenarios están muy bien descritos, creando la intriga suficiente para pensar que la historia irá por un sitio, y realmente acaba por otro.  Ello significa que la autora consigue engañar al lector, manteniéndole en “ascuas” hasta el último momento. Todo ello con abundantes diálogos, dando dinamismo a su lectura.

El escenario de este libro, no es muy habitual en un thriller, más bien siempre se asocia a la poesía, y es la ciudad de Granada. Debo decir que me atrajo muchísimo, pues conozco bastante bien la ciudad. Parece increíble que en esas calles con tanta historia, pudiese desarrollarse ese tipo de crímenes, pero como ya sabemos, el crimen no conoce de lugares ni personas. Se nota que la autora brinda homenaje a su tierra, y eso dice mucho de ella. A tener en cuenta que la historia se desarrolla de un domingo a un jueves del mes de agosto, cuando las chicharras cantan.

Es una historia donde el amor se vive de diferentes puntos de vista.

  • El amor que muere inesperadamente, y el dolor que puede provocar con sus consecuencias.
  • El desamor de un amor fracasado. La decepción y frustración.
  • El amor incipiente, que nace sin prisas, con la calma de la experiencia.

La venganza, la rabia, el miedo, las pesadillas, el déjà vu, la intuición,  “angustia, desesperación, impaciencia, pesimismo, enojo”, el optimismo, la confianza, la lealtad, la pérdida, el dolor, la muerte, pero siempre la vida, a pesar de todo.

 Un final sorprendente y amargo, pero no por ello entendible porque “NO TODO SE COMPRA, NO TODO SE VENDE”.

Un libro adictivo desde el principio al final, independiente del primero, muy recomendable para los amantes del thriller psicológico, la novela negra, y para cualquier tipo de lector que busque un rato de emociones perseguidas.

“El destino no está escrito, cada uno lleva sus propios pasos”

“Como todo en la vida, hizo su presencia y se marchó”

Blog literario, reseñas

Patricia Gómez Martín, escritora

 

Enlaces

Amazon No todo se vende

Amazon No todo se compra

Twitter