Mi querido diario

Reflexión

Mi querido diario, carta, reflexión, pensamiento

¡Cuánto te he tenido relegado en ese cajón donde se acumulan notas absurdas y clips para enganchar los pensamientos olvidados! Pero hoy te busqué con ahínco, y no te encontraba. Al fin estás entre mis manos. ¿Sabes por qué te necesito? Quizás es porque eres el único que me conoces realmente, tú solo tú has desentrañado que se esconde detrás de este cuerpo resentido por el tiempo y las circunstancias.

Hoy regreso a ti para que me cobijes y me abraces como el buen amigo que consuela y anima al desesperado. Así me siento yo, esta mañana cuando el sol está por despuntar y la penumbra ilumina una ciudad silenciosa porque aún duerme. Eso es, perdí el sueño de tantas vueltas que le di a las palabras que hirieron, se desangraron y cicatrizaron en resentimiento y reproches. Mi culpa me corresponde, y por ello debo vomitarte, si vomitarte, echar de mi cuerpo y mi mente este dolor que se enquista por momentos, perdiendo la razón.

Cuando ayer por la mañana recibí su llamada, tras días sin saber de él, un vuelco sufrió mi corazón. Presentía, intuía que era un final que se estaba prologando, como los días de invierno intentando ganar rayos de sol cuando la tarde cae y la oscuridad se hace presente, poco a poco, pero profundiza en la negritud de la noche, ganando la partida. Así era esa llamada el final al caos de idas y venidas, desencuentros más que encuentros, tormentas más que la calma del cielo raso. Sin más preámbulos, sin más nada,

–mi amistad siempre la tendrás, podemos ser amigos,

¿Amigos? Eso me anunció querido diario, amigos, amigos. Tú que me conoces, que sabes de mí, del amor que le profeso, ¿cabe en mi vocabulario “ser amigos” después de todo lo vivido? Sé que me respondes que no. Tantas noches de insomnio por la preocupación de sus salidas insospechadas por mí, pero que siempre acertaba a intuir. Tantas esperas para compartir una tarde de domingo. Tantas llamadas perdidas a un buzón sin voz. Tantas fotografías en la galería de lugares no viajados. Y tantas ganas de amarle que el corazón se rompió, no en pedazos, ¡no, no!, jirones de incertidumbre, desaliento, dolor inmenso de morir y no existir.

–¿Cómo quieres que seamos amigos? ¿qué dices?, aún podemos intentarlo. Fue mi respuesta, me agarraba a un clavo ardiendo, sabiendo de la quemadura de por vida, pero no podía dejarle marchar. ¡Aún no!, precisaba de él para respirar y abrir mi ojo derecho que todo lo observa, cada mañana. Sacar mi pie derecho, el de la buena suerte, clamaba sus besos para alimentar las horas de trabajo agotador. ¡Aún no se podía marchar! Sin él no sé caminar.

Insistió, repetía con fiereza que nuestro camino eran líneas paralelas sin punto de encuentro. Mi autodisciplina irritaba su autocomplacencia. Mi orden no engañaba a sus desencuentros queridos con el cajón de sastre que está debajo de su cama. Es allí donde se reducen sus cosas, donde lo perdido por voluntad propia halla el acomodo de no ser molestado. Su suelo es su casa, y aquello encendían nuestras discusiones que sucumbían en tonos elevados y silencios dormidos. Sus pocas ganas de soñar, viajar, curiosear en el mundo, aprender de sabios, mirar por el agujero de otras personas, gozar de la brisa del mar y el viento de la montaña, detalles pequeños que se agrandaron en mí, y cuando se lo hice ver, su respuesta fue el sofá donde reposar su cuerpo, que poco a poco exhibía la prominencia de la dejadez, y el sofá era, es su universo, donde recrea las horas muertas en sueños sin realizar, porque su voluntad se resiste a no avanzar.

Me dirás que soy injusta, quizás se encuentre enfermo o algo parecido. Mas no, es mi respuesta. Él está bien, solo que el conformismo y el no sentirse atado a nada ni a nadie, le ofrecen todo lo que anhela: su filosofía de vida, más allá de eso todo le sobra.

Y me pregunto querido diario ¿por qué me buscó? Aún recuerdo como se presentó ante mí, me juró amor eterno y me besó la vida. ¡Cuántos buenos momentos esconde mi colchón! Allí se resolvían nuestras diferencias, desordenando los sentimientos, alborotando las emociones. Nos comíamos con gula y nos bebíamos con desespero en besos interminables, sin resquicios ni recovecos. Dos cuerpos matándose en lujuria, sin más arma que la pasión de las manos que recorrían mi monte perdido, y mis labios buscando el volcán de su fuego para desatar la locura de orgasmos eternos.

Querido diario, ahora mientras escribo estas palabras, consumida por la desidia, averiguo que nos unía, un colchón. Un colchón de impaciencia, que soportaba los envites de una verga que pedía a gritos su agujero caliente y húmedo donde refugiar su miedo de no dar aquello que de ella se espera. Un colchón de sueños imposibles traducidos en caricias saciantes de cuerpos brindados al sexo sin tapujos.

 Al fin y al cabo, un colchón donde descansar la nada de nuestro amor.

Mi querido diario, tú consigues calmar por un momento este dolor de un adiós anunciado desde el mismo hola. Sé mi querido amigo, que no moriré en este instante, por amor. Aliviar este escozor es tu presencia, mi herida supurara por días, incluso meses, pero una venda, una nueva gasa limpiará todas las palabras mal dichas y peor entonadas. Y esa pequeña cicatriz que se quedará grapada a mi corazón, me recordara que el amor que se escapa como el agua entre los dedos, no debe agarrarse ni arañarse. Es peor, retener el aire efímero e intangible como el amor no correspondido.

Querido diario, volveré a amar, aunque sea más de lo mismo, insistiré y persistiré, no cejaré que todas las heridas acumuladas ahuequen mi alma. Querido diario el amor nace dentro de mi vientre, y se extiende más arriba hasta el punto de desgarrar mi cordura.

Querido diario, a él que se ha ido de mi vida le lloro, mis lágrimas no son lamentos, sino decepción de no dominar el arte del amor, no poder ofrecer aquello que requieren de mí.

Tú que te vas de mi vida, no podemos ser amigos, tantas desavenencias irrumpen entre nosotros, y ser amigos de sábanas no es mi mandamiento.

Tú que te vas de mi vida, que te vaya bonito, desde mi alma en la que el resentimiento no es palabra bien recibida.

Mi querido diario, mi amigo fiel, gracias por escuchar y entender, sin reproches ni rencores. Gracias por tus respuestas mudas ante tanta cháchara de insolencia por mi parte. Gracias por desenredar los nudos de mi alma.

20060703185926-desamor

Mi querido diario, amor, desamor

 

24 Comentarios

  1. Sabes Dolors? me he visto retratado en tus letras, yo… soy la otra parte, el que vive sin sueños, el que cabalga sin esperanzas… también soy el que se apoltrona en su sofá de indigencia y deja que de la brida otras manos, más fuertes que las mías, lleven las riendas. Soy, en definitiva, el vacío, ese hueco profundo que todo lo traga, ¡que todo lo quema! Una llama rabiosa que, encendida, vive disconforme y escondida en mis entrañas. ¿Sabes lo mejor de todo y por esa razón debes estar orgullosa y contenta de ti misma? que pese a lo que llevas sufrido y padecido… tú por lo menos estás viva. Un abrazo guapísima!

    • Gracias Frank, me duele en el alma lo que he escrito porqué mis esfuerzos para su reacción no ha servido para mantener el amor. Necesito volver a vivir, porque muerta ya estuve.

  2. No por triste menos bello, Dolors, y con un toquecito de esperanza. Quizás debiera ponerme a escribir un diario. Abrazos

  3. Cuánto tiempo sin leer eso de “Mi querido diario” Yo, de niña, tenia uno y lo comenzaba así. No sé cuanto daría por tenerlo y leer lo que escribí entonces…
    Como siempre te digo, creces… creces ante nuestros alucinados ojos que te ven escribir cada día con más rotundidad, con un intimismo y una honestidad brutal, tus palabras que a veces son dardos certeros…
    Gracias por escribir cariñet.

    • Gracias Nina tus comentarios son fuente para que el agua no deje de manar. Besos

  4. Absolutamente sin palabras. Es impresionante leer tu texto, no sólo por estilo, evidentemente, que cada día es mejor. Pero el contenido…
    Sé de amor y de desamor… desgraciadamente todos sabemos… Pero de crecimiento personal… ¿Sabes que la fuerza está en ti? ¿Te das cuenta de que sólo tú puedes TODO?.
    BESOS, LINDA.

    • Gracias Mary Ann quiero crecer y ser persona con algo que dejar a los míos. Besos.

  5. Un apunte de año nuevo BRILLANTE, como lo eres tú. No creo que se puedan describir los sentimientos mejor que tú lo haces. Conforme leía se me iba encogiendo el corazón pero ese rayo abierto a la esperanza me dejó un buen regusto.
    Por favor sigue siendo así como eres y escribiendo como sabes hacerlo.
    Un fortísimo abrazo.
    Ignacio.

    • Ante todo perdona Ignacio tenía que haberte llamado, pero el final de año caótico. Muchas gracias, no busco la complacencia sino aprender.

  6. Me hubiera gustado tener un diario para poder volver a él de vez en cuando, pero nunca he sido constante.
    Tus palabras me estremecen, el desgarro del desamor deja una herida que cuesta cerrar… pero el amor es eterno y endulza las cicatrices.
    Besos de corazón!!!

    • Gracias Marta, mi diario es muy virtual. Pero hoy lo necesitaba. Besos

  7. ¡La rehostia!, ¡válgame el cielo!, me has hecho traspasar el quicio de las entrañas, qué dolor querida amiga, qué fuerza y ganas pones a la desgana, el sentimiento es tal que rompe la coraza del pecho más duro como si de mantequilla se tratara. Me duele verte así, pero sé que en realidad cada vez que das rienda suelta a tu anhelo y desesperanza entre tinta y teclas, vuelve en ti el verde de la esperanza para soterrar la amargura del tiempo perdido y siempre ganado. Un besazo enorme Dolors.

    • Ya sabes, lloro, grito, me enfado conmigo misma, pero al final tengo una razón para seguir mirando al frente. Demasiada curiosidad, demasiadas ganas de saber de la vida. Un beso. Mil gracias cballero.

      • El amor por la vida empieza por saber qué es lo que depara, quien se queda en el camino, no por salud sino por cobardía, no sabe qué es la vida. Un besazo.

  8. WoW, excelente. Combinación de sentimientos coronados por una mente clara, valiente

    Precisiones todas, en donde el todo se convierte en nada, para que esa nada, se convierta en todo

    Felicidades, te abrazo con mucho cariño

    Roberto Soria – Iñaki

    • Mil gracias Roberto, los sentimientos siempre me acompañan, aunque no sean comprendidos. Besos

  9. Acabo de leer este emotivo escrito, Dolors. He de decirte que me he identificado contigo en muchos aspectos, y ya lo sabes. Nunca he conseguido escribir en un diario, solo en una ocasión y prefiero no recordarlo más. La vida está llena de altibajos pero tú tienes la valentía de superarlo todo y, eso, me enorgullece. Eres muy grande, preciosa. Besos

    • Muchas gracias Sandra, cada mañana cuando mi cuerpo no responde, mi cabeza le obliga a sacar el pie, y decir continúa. Así cada día con todo. Con el amor, con la familia, con el trabajo.
      Tú eres muy fuerte, has superado mucho y escribes, que es tu fuerza y tu don.

  10. Estaba divagando por internet y tropecé con tus sentimientos. Tus palabras han movido algo en mí. Ojala no supiese de que hablas, pero sí. Te mando mucho ánimo y me apoyo.
    Un beso muy grande

    • Muchas gracias, por entrar y quedarte. Recibido tu apoyo y beso, de vuelta otro mío.

  11. Hola querida princesa, acabo de leerte y vaya sentimientos, wow, que intenso, eres valiente al expresarte y abrirte de manera pública, pero como mujeres somos valiosas, a veces es difícil dejar ir y continuar pero eso nos hace más fuertes y más si hay amigos valiosos cuya amistad son un bálsamo y tú eres muy afortunada al tenerlos. De cuestiones amorosas no sé qué decir jejeje el romance lo dejo a los libros la vida real… paso, como dije en un relato autobiográfico “no he conocido al hombre que valga la pena” jejeje pero te admiro, así que arriba!!! A sacudirse todo y hacia adelante con nuevas fuerzas que valentía te sobra. (Y te lo dice alguien que te entiende)
    Acabo de añadir tu blog al mío de “Mundo Literario” ¿Has escrito libros? Me encantaría leerte, te insto a que plasmes tus sentimientos aún más, tienes gran talento para transmitir emociones, siempre recomendaré tu blog, es precioso.
    Un beso.

    • Muchas gracias Itxa no sé que decirte. Tan solo escribo para no envenenarme, el dolor es tan intenso a veces que caigo en un abismo que no puedo controlar. Por eso escribo para hablar conmigo misma, pues a veces es difícil que me entiendan. Muchísimas gracias de corazón. Besos

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mi querido diario | FRANKYSPOILER´SCRT - […] Origen Dolors López: Mi querido diario […]

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 10.864 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: