Reseña: LOS CABALLEROS DE LA CIENCIA de Juan Soto Miranda

Blog literairio, reseña

Los Caballeros de la Ciencia, Juan Soto Miranda

…Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahweh de los ejércitos hará esto. 

Isaías 9:6 Año 700 a.C.

El hombre siempre ha tenido la necesidad de creer y confiar su creación a un ente superior para encontrar una explicación al mundo en que vivimos, y las capacidades y actitudes que adoptamos a lo largo de la vida. Sin entrar en debates filosóficos ni místicos, la Iglesia católica ha aprovechado las dudas existenciales humanas para poder guiar a su imagen y semejanza a un gran número de fieles a sus doctrinas y explicaciones históricas.

Un hecho relevante en la historia de la Humanidad fue el advenimiento de Jesús de Nazaret, el Mesías que cambiaría el Mundo y lo salvaría. El hijo de Dios hecho a su semejanza Fuerte, portador de la Paz, Eterno… Su muerte y resurrección  siempre ha estado rodeado de misterio, siendo motivo de grandes especulaciones y versiones, no por ello siendo fieles a la realidad histórica. ¿Quién fue Jesús, el Salvador?, ¿realmente resucitó?, ¿si hubiera vivido el Mundo sería actualmente diferente?…Miles de preguntas se plantean alrededor del personaje más carismático e influyente de la Humanidad.

Fue San Pedro quien creó la Iglesia alrededor de venerar y llevar la palabra de Dios y el Mesías al resto de los mortales. Y una institución que nació como un simple grano de arena, creció de tal manera hasta constituirse en una cordillera montañosa que atraviesa la Tierra de norte a sur, de esta a oeste. Evidentemente, la Iglesia formada por “personas” con sus luces y sombras, con el bien y el mal, no siempre ha cumplido el origen de su creación: mantener y cuidar el legado de Dios y su hijo. Así la Iglesia como institución se ha ido formando y generándose alrededor del Poder político y económico de la Tierra. Sus brazos son tan largos que abraza cualquier época histórica posterior a su creación. Siendo en la actualidad uno de los mayores poderes en la sombra de gobiernos y empresas globales.

Una vez hecha esta reflexión personal, muy personal, me centro en la reseña de Caballeros de la Ciencia.

Alrededor de la misteriosa muerte de Jesús López, un joven misionero benedictino, “Había sido un misionero del siglo XXI utilizando todos los medios a su alcance para hacer llegar la palabra de Dios y sus buenas acciones por el mundo. Eso incluía las nuevas tecnologías”, muerte que representa la crucifixión de Jesús junto a dos personas  más, cerca del pantano de la Jarosa, Guadarrama. María Ballesteros, sargento de la Guardia Civil, empieza la investigación junto a su compañero Eduardo Castellanos bajo la supervisión de su capitán, Guillermo Maldonado. Sus primeros pasos se acercan al Valle de los Caídos, lugar donde residía Jesús López, allí conocerán al mecenas del joven, el padre Daniel, y la realidad que le envolvía: un joven educado desde los cinco años en los círculos monacales bajo la supervisión y la influencia de una potente familia los Hamington, y en concreto el cardenal Gabriel Hamington.

A partir del descubrimiento de los diarios personales de Jesús López se desarrolla la trama, que acelera su ritmo conforme la perspicaz María, y las dudas que se le plantean al padre Daniel por la verdad, suman personajes de mucho peso desde el Papa emérito, el vicecomandante de la Guardia Suiza, Zimmerman, a cardenales del Vaticano, pasando por los máximos responsables del Ministerio del Interior. Sin olvida, la importancia que juega en esta historia la empresa farmacéutica Hamington.

 Sociedades secretas  como los Custodios de Cristo, y los Caballeros de la Ciencia, un grupo dentro de la Iglesia cuyo objetivo tiene como meta el 2019, misión de perpetuar la palabra de Cristo, y el proyecto Renacer; crearan un ambiente para el lector donde la conspiración y la intriga le mantendrán fiel a su lectura.

Como en una película hollywoodense el lector viajará por diferentes escenarios desde Madrid a Roma pasando por Extremadura. O vivirá la “crueldad” y la “falta de escrúpulos” del hombre. La avaricia y la vanidad de otros, el afán de Poder, lo que esconden las verdades bajo el título de “en confesión”, y como se acogen a ellas, aquellos que ven peligrar su “poder”.

¿Se justifica la muerte de personas, para un “bien místico” y la “posesión de la verdad”? O ¿para ocultar los avances científicos a la humanidad, en provecho propio?, o ¿ser “cobayas” sin medir las consecuencias de actos futuros? Y ¿la eternidad existe?

Preguntas que se plantean y muchas más que a lo largo del libro Juan Soto irá desgranando y justificando para llegar, lo que personalmente me ha hecho reflexionar y que el padre Daniel se plantea “los cimientos de la iglesia católica estaban podridos, corruptos…” pues se fundamentan en una mentira que se “inicia en las mismas raíces del cristianismo”.

Personajes como Gabriel Hamington, cuya apariencia de buen “mecenas” esconde secretos por descubrir,  y una bondad intrínseca que se ve mermada por la realidad y las mentiras. La inteligencia y búsqueda del amor de María Ballesteros. La suspicacia y saber la verdad del padre Daniel. El infierno personal de Guillermo Maldonado. La debilidad emocional de Federico, amigo íntimo de Jesús López…la avaricia de Eduardo, y por encima de todos ellos sobrevuela la figura de Jesús López, que ante la verdad descubierta en su decimoctavo aniversario asume y admite su destino. Pues de eso trata en esta historia de intriga y suspense, el destino está escrito…¿lo podemos cambiar?

Juan Soto nos presenta un libro de narrativa accesible, y aún haciendo referencia a versículos bíblicos, se lee con avidez y facilidad. Alterna los distintos escenarios y protagonistas de forma simultánea integrando al lector en cada uno de ellos sin confusión. Estructurada en 163 capítulos, su brevedad crea adicción, bastantes diálogos y con un narrador en tercera persona que aviva el contenido. Creando una posible realidad de una ficción. A semejanza de Don Brown y Umberto Ecco. Sin olvidar un pequeño guiño romántico, en una incipiente historia de amor. Su final sorprenderá.

Muy recomendable para los amantes del género thriller, suspense e intriga. Destaco las descripciones y aportes históricos de María sobre monumentos muy importantes, eso dice mucho del trabajo de investigación y documentación del autor.

“Yo soy la resurrección y la Vida.

El que cree en mí, aunque muera, vivirá.

Y todo el que vive y cree en mí,

no morirá jamás”

juan-soto

Juan Soto Miranda, escritor.

Enlaces:

Amazon LOS CABALLEROS DE LA CIENCIA

Twitter

 

3 Comentarios

  1. Conforme leía la reseña me parecía que se trataba de una obra de Dan Brown y no me equivoqué. Lo comparas con él, me imagino que con diferente estilo. Es el tipo de libro que gusta a los lectores de Thrillers. Felicidades al autor.

    • Así es, Blanca es de ese tipo de libros que esconden todos los ingredientes del thriller: enigmas, secretos, conspiraciones, Historia, amor… Interesante lectura.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Reseña: LOS CABALLEROS DE LA CIENCIA de Juan Soto Miranda | FRANKYSPOILER´SCRT - […] Origen:  Dolors López: Reseña: LOS CABALLEROS DE LA CIENCIA de Juan Soto Miranda […]

Deja un comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11.573 suscriptores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: