Reseña: ALAS NEGRAS Y CHOCOLATE AMARGO de Sonsoles Fuentes.

Blog literario, reseña, mujeres

Blog literario, mujeres, miedos, culpas, reseña, chocolate, amargo

Acumulando angustias y derrotas
ya no entra luz por su ventana,
va tropezando con la neblina
¡y un incendio arde en su alma!

La soledad le tiende una mano,
el negro de la noche es intenso,
las paredes guardan el secreto,
y la sonrisa se esconde del miedo.

Derramando lágrimas y sin valor,
sabe que el silencio es una trampa,
camina por senderos pedregosos,
con un gran peso sobre su espalda.

Retorciéndose frágil temerosa,
baja la cabeza para sentirse amada,
busca escaparse de su destino,
¡no encuentra la ayuda que le falta!

Arjona Delia

Empezar escribir esta reseña es un reto para mí. Sentimientos encontrados me ha provocado la lectura de este libro de Sonsoles Fuentes. Una sensación amarga como el chocolate de Julián por el tema que aborda y una mucho más dulce porque me ha hecho recordar parte de mi infancia, momentos familiares y lugares conocidos o muy similares donde la aquí presente creció.

Sonsoles nos relata la historia de dos hermanas, Carol y Fani, separadas por las circunstancias de la vida y distanciadas por el destino de cada una de ellas. Pero precisamente un acontecimiento en la vida de Carol, la muerte de su marido Norberto, provocará el reencuentro de las dos hermanas y tomar nuevos rumbos en sus vidas.

Carolina Luján, Carol para los conocidos, mayor que Fani unos 10 años, de repente se encuentra viuda, y más allá de ser para ella, un hecho triste, deprimente y doloroso, se convierte en un suceso liberador no sólo por el hastío que sentía hacia su marido, un eminente psiquiatra, sino por ver en ello, la oportunidad de volver a nacer como mujer, descubrir un mundo que hasta ese momento se le había negado, por su “enfermedad mental” y constantes ingresos en la clínica San Bartolomé y, por primera vez tomar las “riendas” de su vida y abandonar los “miedos”. Carol, viuda ya, decide viajar junto a una amiga psiquiatra, Carmen, a Paris donde vive Fani desde no hacía demasiado tiempo, rencontrándose. Fani decide regresar junto a su hermana a Barcelona, escenario de esta historia, y es allí donde se inicia un viaje de iniciación y redescubrimiento de ambas hermanas.

Estefanía, Fani para todos, una joven de 29 años, que rueda por el mundo sin encontrar su lugar, sin oficio ni beneficio, empezando profesiones, carreras universitarias y relaciones personales, pero sin acabar nada de lo que comienza “pongo mucha euforia en los comienzos y muy poco tesón para conservarlos”. Huraña en muchos momentos, irreverente en otros, antipática en muchas ocasiones, sarcástica…Pero detrás de esa coraza de aparente fortaleza se esconde una mujer huidiza, con muchos sentimientos de culpabilidad, remordimientos, de sentirse “abandonada” por su madre y hermana, por los amigos. “el muro que oculta mi angustia, un dolor a veces, un miedo que no deseo que nadie adivine….Eso es lo que espero que haga la gente cuando me sale la mala leche que llevo dentro, que lo pase por alto. De lo contrario, me hundo en un pantano de remordimientos por una gilipollez que no sé cómo arreglar”. Poner orden en su vida, saldar cuentas pendientes, y sincerarse con ella misma será el objetivo.

Por otro lado Carolina, se contrapone a su hermana por su aparente debilidad, fragilidad y vulnerabilidad; fabulaciones y su “realidad deformada”. Conducida a su “enfermedad mental”, a sus alucinaciones, ansiedades,” Basta con crecer en un ambiente de asfixia, una tensión en el aire que respiras, para intoxicar el cerebro y el alma”. a vivir un matrimonio que es aparente, con una vida de supuesta comodidad, con “sombras” que le acompañan en muchos momentos “es la sombra de la Carolina enferma la que me da miedo. Ya sabes, fueron tantas las alucinaciones que me poseyeron, que a veces no sé distinguir entre ellas y las fantasías que me ayudan a espantar el aburrimiento. Me refiero a la imaginación gobernada por la conciencia y la que se te escapa”. Liberada de ellas, de los silencios de su matrimonio, de las pastillas de un mal diagnóstico, del saberse y sentirse “mujer” ante los hombres, ante la maternidad. Reiniciando una nueva vida y dejando a la vista a esa mujer fuerte, con mayor equilibrio mental que muchos, envuelta en un halo de misticismo y esoterismo, segura, autocomplaciente y sin miedo al futuro, a la vida, a tomar decisiones. En definitiva, a caminar, a correr, a comerse los momentos.

Junto a las dos hermanas, personajes secundarios con gran peso en las vidas de las hermanas, con sus intrahistorias, personajes corales, que ayudarán  al desarrollo personal de ambas como la madre y las tías, Nana y Virtudes, envueltas en el misticismo y el esoterismo; amistades como Ester, Julián, Gemma y Carmen. Otros personajes que ensombrecen sus pasados y aquellos que de una forma esotérica se hacen presentes. 

Sonsoles Fuentes crea una historia con un argumento con dos temáticas para mí, dolorosas, incomprendidas socialmente y con necesidad de más visibilidad para luchar contra ellas, para evitar los sufrimientos que provocan a quienes las padecen, liberarse de la estigmatización social. Pero la autora no se recrea en la crueldad, en el dolor, en la descripción de hechos execrables, o en el viaje al abismo mental. Todo lo contrario con momentos de humor, irónicos y frescos los utiliza para dar esperanza. Bien escrito sin estridencias, asequible a todo el mundo.

La intriga para conocer la realidad vivida por las hermanas, el suspense de saber de los acontecimientos, la tensión  y los secretos familiares te enganchan a sus páginas de principio a fin. Porque si aparentemente es una historia de mujeres para mujeres, va más allá bucea en las personalidades, los demonios y los deseos de las personas en general.

Alternando los 24 capítulos, uno donde habla Carol y el siguiente donde narra Fani, rola paralelamente  las dos historias, hasta encontrarse en un mismo punto. Siempre en primera persona de las protagonistas, con viajes al pasado y, diálogos frescos y actuales, agilizando su lectura. La autora integra perfectamente los personajes sin necesidad de giros y adornos literarios, consigue su objetivo transmitir esperanza, el no miedo a los cambios en la vida, el dirigir nuestro destino y no sucumbir a las dependencias físicas y emocionales de las personas, de los hechos o de las cosas. Romper con: “sé que la gente no se limpia los prejuicios así como así. Bien al contrario, se aferran a los veredictos que han emitido como a una fe religiosa”.

Una historia de suspense psicológico, pero recomendable para todos los lectores ávidos de buenas historias trazadas con respeto y sin sobresaltos, pero que tocan la fibra de la sensibilidad y la empatía. Desde mi modesta opinión muy recomendable para todos. A seguir a esta autora.

«Los dioses dieron alas a los ángeles y chocolate a los humanos».

Blog literario, reseñas

Escritora de Alas Negras y Chocolate Amargo.

Enlaces:

AMAZON  ALAS NEGRAS Y CHOCOLATE AMARGO

TWITTER

 

 

 

18 Comentarios

  1. Una temática muy interesante se percibe a lo largo de la lectura de esta esplendida reseña. Una obra a tener en cuenta para deslizarse por sus paginas.
    Enhorabuena Sonsoles por la magnifica reseña que te hizo Dolors.
    Un abrazo para ambas.

    • Gracias Ignacio es un libro muy interesante pero nada opresivo. Lleno de retazos de humor e ironía. Pero no por ello sin poner sobre la mesa la dureza de ciertos temas.

    • Gracias, Ignacio. La verdad es que me ha emocionado mucho tu reseña, Dolors. Publicar tu libro es soltar la mano de criatura y entregarla al mundo para que sea juzgada. Produce un miedo terrible, y me reconforta la buena acogida que está teniendo entre los lectores. Si te animas a leerla, Ignacio, espero que la disfrutes.

      • Ignacio tb es muy buen escritor y seguro que tu libro le gustará. Una historia que dice mucho más allá de sus palabras.

  2. Grata sorpresa, la verdad es que me esperaba otra cosa muy diferente, algo más crudo y duro y por lo que estoy viendo en la reseña de Dolors, la autora ha sabido conjugar las realidades que muchas personas sufren de manera muy amena y digerible. ¡Enhorabuena Sonsoles!, por hacer de un tema tan candente algo que se puede leer sin cabrearse, jajajajaja.

    • Así es Fernando, Sonsoles trata con delicadeza y optimismo temas duros y reales. Siempre hay nuevas oportunidades y esperanzas.

    • No puedo escribir algo tan escabroso que no me apetezca a mí encontrar como lectora, Fernando. Por cierto, a tu duque ya le tengo echado el ojo. Tiene una pinta muy simpática.

  3. Tomo nota de tus palabras. Miraré tus títulos, Ignacio.

  4. Las realidades de la vida que nos callamos y que nos convierten en seres de sensaciones y emociones pausadas. Me lo apunto… Escritora de realidades sutiles y crudas… Me gusta!… Felicidades-.!

    • Lo es. Pero siempre desde la esperanza. Gracias Maximo

    • Gracias, Máximo.

      • Bueno, pues no sé por qué extraña razón desde mi tablet sale el perfil de mi marido. El caso es que “Tomasinho” soy yo, Sonsoles. Un saludo.

  5. Me la he descargado. Gracias, Dolors. Esta creo que es de las mías.

    • Que la disfrutes. Espero conocer tu opinión, Olga

      • Tomasinho era yo contestando desde la tablet de uno de mis cuñados. Es lo que tiene irse de vacaciones y ser una torpe. Un saludo

Deja un comentario

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: