azorín

Días atrás deje pendiente mi opinión sobre Nuevo Mundo, la segunda parte de esta trilogía de Rubén Azorín. Como las promesas deben ser cumplidas aquí dejo mi reseña de esta lectura.

En Luna Apogeo, el escritor inicia una historia de ciencia-ficción donde la realidad del pasado: las diferentes expediciones a la Luna en concreto las del Apolo, y las diferentes teorías sobre el origen de la Luna y su afectación en la vida del HOMBRE, fundamentan la creación del Proyecto NOE, por Leslie Dan el padre de toda esta historia de ficción. Este proyecto elaborado de forma “maquiavélica” incluye el ARCA, a modo de similitud del Arca bíblico, para perseverar la vida humana. Si en Luna Apogeo nuestros protagonistas finalizan en dicha Arca, es en Nuevo Mundo donde contemplamos la disputa y avaricia de poder, la lucha por la vida, la degradación personal de los protagonistas y de la Tierra en general, y la búsqueda de la salvación del HOMBRE. El ARCA fue concebida para que un grupo  seleccionado y privilegiado de personas salvarán y perseverarán la vida humana del alejamiento lunar y su afectación, cuyo final significaría la destrucción humana. En palabras de Nietzsche,  Leslie Dan justifica su Proyecto  “sacrificar al resto por el bien de los elegidos”. Para ello se crearon dos complejos subterráneos, uno en la Antártida, el ARCA, bajo las montañas subglaciales, en forma de anillos circulares. El otro en la Ciudad Amurallada de México D.F llamado Rascasuelos “una auténtica ciudad bajo la tierra construida alrededor de una pirámide de vacío invertida”.

Es la vida en estos dos complejos, el dominio por el poder en ellos de forma conspirativa; la manera de como entre los seleccionados, a pesar de tener todos los recursos tecnológicos a su alcance denotan en su mayoría la “pérdida total de consciencia” y  en muchos casos su muerte. La esperanza de salvación de la humanidad en manos de los más “selectos” y el inicio de un nuevo Ciclo, lo que Rubén Azorín desarrolla en esta segunda parte.

Si en Luna Apogeo predominaba la realidad y los fundamentos científicos, es en esta Luna Nueva donde el autor despliega toda su imaginación en aras de la ciencia-ficción. Humanoides, ovnis, seres tenebrosos, lobos y aullidos, la espesa NIEBLA, plantas destructivas, viajes espaciales y subterráneos…y más conforman una historia claustrofóbica, oscura y profunda. Una lucha contrarreloj por la supervivencia, plagada a momentos por la violencia y la muerte, la avaricia de unos, la “soledad” como estado anímico de los protagonistas y la esperanza de salvar a la Tierra, sacrificio de otros.

Rubén Azorín mantiene su estructura de capítulos según los años de la acción que nos quiere relatar. Así inicia en el año 2037/38 donde los protagonistas ya se encuentran embarcados en el proyecto  ARCA , alternando con el retorno al pasado décadas de los 60, 80, 90 para hacernos partícipes del origen y fragua de dicho proyecto. Y como desde la infancia de los protagonistas son seleccionados y predestinados . Finalizando en el 2055, un viaje “astral” cuya continuidad esperaremos en el desenlace de esta saga. Capítulos largos que se subdividen según el escenario de la acción, ya sea en las profundidades de la tierra, ya sea en la superficie en una ubicación desconocida o en una antigua base militar.

Mantiene su estilo Azorín de explicaciones científicas, más breves y en menos cantidad, que se alternan con la ficción. Pero si en Luna Apogeo tenían un peso predominante en el relato, en Luna Nueva es la ficción la que lleva el peso total.

Leer este libro nos plantea diferentes  reflexiones filosóficas que siempre han preocupado al hombre. Por un lado como un sólo hombre o un grupo de poder puede decidir el destino de la Humanidad, si es justificable o no la selección humana para la pervivencia de ésta. Por otro, como podemos ser cobayas de laboratorio y sus consecuencias mentales y físicas, ajenos a nuestra voluntad. Quizás en nuestra realidad, en ocasiones está pasando y no somos conscientes.  La falta de empatía de algunos personajes con la vida de los demás. La soledad tanto mental como física cuyas consecuencias puede ser devastadora; es decir el HOMBRE está concebido como un ser social, necesita alimentarse del contacto con los demás de su especie. La existencia de otras vidas, de otros mundos ya sea en el Universo como en las profundidades de la Tierra.

“No hay una única realidad, sino tantas como individuos”

Con un lenguaje muy asequible, creando atmósferas a momentos asfixiantes y hostiles en sus descripciones, Azorín logra una historia llena de agilidad y reflexión, ¿es posible vivir en un mundo de tres dimensiones?, aunque sin olvidar el objetivo último: salvaguardar a la Humanidad, dando cabida a la esperanza, a la Fe y al sacrificio personal por conseguirla. Pero, ¿realmente el Proyecto ARCA, fue concebido para ese fin?

Por último, el autor realiza un trabajo increíble de documentación y de Historia, en relación a las diferentes expediciones espaciales y las expediciones a la Antártida.

Quiero destacar un fragmento que para mí resume el libro y define a quiénes de alguna manera dirigen nuestras vidas y destino.

“Sois un espejo. Sois el reflejo de aquellos que despreciáis y que no son ni mejores ni peores que vosotros. Comprobaréis que sois vuestros propios verdugos ejecutando vuestra propia condena”

Un libro muy recomendable para los amantes de la ciencia-ficción y los lectores en general, que bucean en historias con referencias históricas y filosóficas.

Enlaces de interés:

http://www.lunaapogeo.com

http//bit.ly/lunabooktrailer

http://www.facebook.com/lunaApogeo

En Amazon:

azorin3azorín

LUNA APOGEO                                                 LUNA APOGEO: Nuevo Mundo Vol. II