Reseña: EL DUQUE DE ALTOZANO de Fernando Cotta.

 

el mirlo

¡Releches! Lo que se ha hecho esperar el Duque para ser un gran libro. Como ya dejé constancia en una reseña anterior, sobre los capítulos de El Duque en el blog de Fernando Cotta  sobre las dichas y desdichas de tan singular personaje.

¿Qué encantos guarda el mirlo caballero que encandila a buenos y  extraños? Simplemente originalidad, buen hacer, gracejo, humor y buena fe. Amén de su belleza estética, porque bien guapo ha quedado en ese retrato de portada.

Nadie como Fernando Cotta que domina el arte del verso prosaico para crear tan digno protagonista. Con una pluma sinigual en los tiempos que corren, Fernando consigue crear una serie de relatos cortos entrelazados al vuelo por el noble mirlo viajando por las Españas; aupando y engrandeciendo el castellano, que tiempos ha, conquistaba nuevos mundos.

El Duque inicia su historia desde el momento mismo de su resurrección y reencarnación en tan noble pajarillo. Órdenes expresas de su más alto señor, Dios, debe redimir los pecados que cometió en vida. Sabedores de la naturaleza mujeriega de tan noble caballero debe aconsejar y ayudar a los terrenales que lo necesiten en cuestiones de amores. Asumida su nueva naturaleza en la Tierra, el mirlo inicia su viaje desde Alcorcón donde pone a pruebas sus habilidades de consejero con Enrique, diana de su incontinencia digestiva. Aventura  y enfrentamiento verbal y físico el que vive con Luisito el águila, cuyo dueño Ulises da nombre al capítulo. En su periplo viajero el Duque/mirlo no deja de asombrarse por los cambios habidos en la sociedad desde que por orden del Más Allá nos abandonó. Sorprendido de ver a los human@s hablar con la oreja pegada a una caja o a las vestimentas que utilizamos. Incluso se asombra de toparse con un pájaro de hierro en el capítulo de Elisa y Eduardo. O contemplar que los barcos ya no van a vela y remo en el capítulo de Yolanda Margarita y Jorge. Incluso  descubre que puede revivir el pasado en una pared blanca, cine de verano, cap. de Bellaflor y Casimiro.

Pero no sólo los avances tecnológicos les sorprende, sino también las nuevas costumbres y aceptaciones sociales. Consiguiendo poner en entredicho sus convicciones morales y caballerescas. Como aceptar el amor entre dos hombres, cap. de Lucrecia, que no es deshonor que los hombres lloren cap. Don Vincenzo y Ángela y que las mujeres dicen y deciden tanto como los hombres.

El súmmum del libro llega en el cap. X, Nati y Gabriel, escrito a cuatro manos. Las de Fernando y como invitado a Frank Spoiler. Un enfrentamiento amistoso literario entre el Duque y Gabriel, el asesino sin serie de Frank Spoiler. Una batalla lingüística sublime y divertida entre los dos autores, Confieso que reí hasta la carcajada con sus cuitas. dejando constancia del estilo personal de ambos, y de la naturaleza de sus personajes. 

“Lo que me faltaba para cerrar el día, una chavala como debe ser y está, ¡ay como está! y ese pajarraco parlanchín con pinta de ser un ave de cuidado indicándome ni más ni menos que por sus plumas debo ir al matrimonio. ¡Anda y que te dé el mismo demonio!, ¡mal agüero!,…” – Gabriel.

“Vive Dios, que este bribón conmigo se las verá, pero antes he de salir de este caldero como sea, empieza a hacer calor, aunque reconocer tengo que aún aguanto y que el aroma del apio y puerros no me viene mal, un baño caliente una vez al mes no hace daño,”- El mirlo.

El mirlo nos guía por las Españas desde Alcorcón, Toledo, Salamanca, Ávila, Castellar del Vallés, Tarifa y hasta un pueblo ficticio del Levante, Villapene de Arriba. Descripciones de tierras y cielos, pero las justas para no cansar al personal. Y entre ellas anécdotas históricas que mucho conocimiento nos aportan.

Fernando consigue mantener el interés en los relatos de forma ágil e inteligente. Con diálogos muy dinámicos, monólogos del mirlo de lo más amenos e irónicos, “ –¡Vive Dios!, esto no son aventuras, sino las desventuras de un tonto como yo. Si de allí no salgo ahora ni plumas ni bicho, sino un duro bocado, pero este cuerpo si alguien se lo zampa, ¡pardiez que procuraré que bese el nicho!”. Siempre leyendo entre líneas y con un doble sentido. Un lenguaje en verso actualizado, adaptado a nuestro tiempo y engrandeciendo nuestro idioma como tiempos atrás lo hicieron nuestros ilustres Quevedo o Lope de Vega. Y redescubriendo expresiones añejas y olvidadas como ¡Pardiez! ¡Releches!

Por cierto, no quiero dejar de destacar lo coqueto, presumido y caballero que es el mirlo blanco. Hasta un vestido de caballero se ingenia. Su preocupación por mantener sus posaderas a buen recaudo, ya que es diana de todo tipo, y sobretodo su nobleza, de BUENA PERSONA.

“–¡Qué bella es la vida, sí señor!, cuando después de ver la muerte de frente y perdida por las nalgas, puedes de nuevo sentir el aire y la libertad tan dulce unas, y otras amarga”

fernando

ENLACES:

Amazon: EL DUQUE DE ALTOZANO

Blog: fernandocottap.wordpress.com

TWITTER

 

 

 

 

10 Comentarios

  1. Gracias Dolors, es todo un orgullo y honor para el Duque y por supuesto su pluma, que vuestra merced vea con tanto encanto los pasajes de un ave que de paso, no deja nada en el legajo, sino que expone con severa ironía y humor, la melancolía de unos tiempos en los que un caballero se medía por su… acero toledano, murciano, catalano, ¡oiga que no!, que no va de ano, sino de prosa que siendo dichosa… ¡rime, rime vuestra merced!, que a mí me acongoja.
    El humor es el síntoma del que siente y padece lo que de otra forma quiere ver, “El Duque del Altozano”, así pues os agradezco con salero en mano y pimienta, ¡qué no falte!, tan enorme forma de expresar lo que vuestro corazón ve.
    Siempre a vuestros pies.

    • Caballero de espada noble dejemos los calificativos acabados en “ano”, es un goce mejor un regoce volver a descubrir el lenguaje de Cervantes. Aireando no las posaderas de tan noble caballero sino las nuevas formas de hablar.
      Singular como él sólo, echado para adelante, siempre respetuoso…Y mil cosas me gustan de vuestro personaje y por ende de su pluma.
      Gracias Fernando por dar sentido a la buena literatura. Su fiel admiradora.

      • No hay intención en la palabra, a la mala me refiero, ¡por supuesto!, pero sí para que se enlace el humor y el origen del mismo. Pensándolo estuve un rato y lo plasmé, porque mi imaginación no está por la labor de hacer daño, sino de hacer disfrutar como antaño.
        Gracias de nuevo Dolors.

        • Es broma yo tb tengo sentido del humor caballero. No era mi intención molestar a vuestra merced.

  2. Magnifica reseña Dolors. Sé sobradamente lo bien que escribes y lo bien que trabajas cada una de tus palabras para hablar de un autor o de su libro. Recuerdo lo que me dijiste en Barcelona sobre tus impresiones y sentimientos en el momento de hacer la reseña de cualquier autor o novela, por eso sé que son justas y siempre vas a dar en el clavo…. pero esta reseña es sublime, realmente fantástica.
    Nuestro adorado mirlo, al que le debo la lectura completa de sus aventuras pues sólo he leído unas pocas, te ha contagiado de lirismo y no es que tu reseña esté bien escrita, que todas lo están, si no que te ha llevado a la originalidad sin abandonar el rigor, a la recomendación sincera sin caer en el halago fácil… algo realmente complicado de hacer.
    Dudo que haya alguien que tras leer tu reseña no quiera leer las aventuras completas del Duque del Altozano. Desde aquí mi enhorabuena a ambos. Sois realmente fantásticos

    • Gracias Nina tus palabras me dan la fuerza necesaria para seguir haciendo las cosas desde mi forma de ser. Hacer llegar a la gente lo que he sentido al leer un libro.
      Me llenas de energía y entusiasmo. Pero el original es Fernando que arriesga a escribir con el lenguaje del s: XVI sabiendo las dificultades que ello conlleva. Y yo me quito el sombrero delante de él, y personas que confian en sus proyectos.
      Muchísimas gracias.
      Un beso.

  3. La verdad es que me he quedado sorprendido por la acertada reseña que has hecho sobre el mirlo/duque y por el gracejo que le pusiste. Insuperable reseña para un autor también insuperable.
    Felicitaciones Dolors y ademas como no puede ser menos prara el autor del Duque del Altozano.
    Un abrazo para ambos.

  4. Una reseña simpática y trabajada, sin duda. Apetece mucho leer a Fernando tras conocerle a través de tus ojos.

    • Es una reseña simpática pq es un libro con mucho humor, que hace disfrutar de su lectura. Escrito genialmente y en los tiempos que corren de forma singular y original. Y no te negaré que el Duque es mi debilidad.
      Gracias por comentar y un libro muy recomendable y ameno.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Reseña: EL DUQUE DE ALTOZANO de Fernando Cotta. | Novela histórica y otras cosas - […] Origen: Reseña: EL DUQUE DE ALTOZANO de Fernando Cotta. […]
  2. EL DUQUE DEL ALTOZANO ¿UNA JOYITA LITERARIA? | Novela histórica y otras cosas - […] LA PRINCESA YA SE VE – El Duque del Altozano […]

Deja un comentario

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: