CAMINO A LA NADA

MARCHAR

Vuelvo a la nada de donde partí buscando el camino de mi destino.

Nunca pensé tener compañeras de viaje, piedras rugosas metidas en mis zapatos, hirientes.

Puñales de decepciones

Nubes negras escoltan mi caminar, anunciadoras de tormentas. Granizos de palabras golpeando mi efímero cuerpo.

Bosques brotan en mi caminar, selva de condena en la soledad, mas no por ello, continuo el sendero donde emerge la sierra de mi desgana.

Desidia que envuelve mi espíritu castigo de tanta imprudencia.

Aún me quedan fuerzas, alimentadas de flores de amistad, en mi camino persisto.

Lluvía de amores ingratos deslizan por mi piel, víboras de sexo.

Y lloro,

envenenada por la ignorancia de saberse querida, mas repudiada en la eternidad.

Me acompaña el frio que atraviesa mi alma, helando mis sentimientos, y con punzón intento romper el glaciar que soy.

Y no puedo.

La nada se ha fijado en mí, vacua de vida, demente por un Sol que no brilla senda de tristeza y delirio.

Mas continuo el trayecto de mi vida cansada de tanta desquicia. Vientos de muerte azotan mi mente hurgando las heridas del fracaso.

Y me dejo arrastrar a su encuentro.

De la nada vine y a la nada voy, cenizas de existencia avivadas en el fuego del infierno.

MARIPOSAS

22 Comentarios

  1. Tú, Dolors, al igual que yo mismo, navegamos por cauces poco profundos pero rápidos y caudalosos, riberas que nos aparecen llenas de obstáculos, árboles que con sus espesas y bellas ramas que no nos dejan ver la inmensa claridad que divisariamos tras de ellos, (si abrieramos los ojos), para ver un cielo azul, por el día, con un sol grande, abrasador, pero a la vez muy cálido y acariciador… y que, por las noches, se nos muestra gentil y cargado de estrellas. ¿Será que no tenemos los ojos suficientemente abiertos? Un abrazo fuerte y muchos ánimos.

    • Seguramente es así pero los nubarrones no acaban de irse con la Tramontana que bufa con fuerza arrastrando mi languido cuerpo a los acantilados del olvido. Quizá brille el Sol del verano cálido del trópico pero en mi el invierno polar se instaló para no abandonarme. Un beso.

      • No pierdas nunca la fe, ésta te guiará por los verdaderos caminos de la felicidad. La lucha puede parecerte perdida pero no lo está, eso sí, todo dependerá de ti porque TÚ eres verdaderamente el camino, el pasajero y el vehículo eres tú. Besos guapísima.

        • Gracias Frank por todo tu apoyo en todos los sentidos. Besos.

  2. Ya no hay nubes negras escoltando tu caminar. Ahora es tiempo de brillar.

  3. ¡Vaya tela!, de verdad, ¡vaya telón! Querida mía, está visto que siempre que escribes desgarras tus propias entrañas, tanto que emites tus sentimientos como si por hipnosis fuera, ¡pero tela!, la vida está comenzando a sonreírte enciendo velas blancas a lo largo en tu camino. Mira a tu diestra y siniestra, que no hay olvido, sino la compañía de quienes te quieren y saben lo grande que eres.
    Tu poesía es bella, cargada de sensaciones que no pasan de largo, todo lo contrario, cubren el horizonte de la belleza innata de la pluma que lo plasma, pero no te abandones a ese destino, pues no es el tuyo, sino el que te forja una aparente telaraña que en nada tiene que ver contigo.

    • Fernando ya quisiera poder apartar estos días de desidia. Donde el abandono de mi misma embarga cada segundo del día. Sé que velas por mi y eso me ayuda los restos de días. Mas hoy la tristeza me embarga y me pregunto:¿por qué? No me quejo de nada ni nadie, si no de mi misma. Sabes cuanto significas. Un beso.

      • Ponte delante una luz, sal a la luna y mírala de frente, busca el lucero del alba, piensa que mañana será diferente y esta misma tarde lo será.

  4. Desgarrador.. cada renglón me ha dejado el regusto de un dolor profundo y de un rechinar de dientes antiguo… pero, no sé porqué, también ese sabor de sangre en la boca cuando una se muerde los labios en un intento de no rendirse, de levantarse del suelo apoyándose en sus propias manos, de no cejar en el empeño de vivir al precio que sea, por alto que sea, por duro e imposible que pueda parecer sacar fuerzas para seguir adelante.
    Me da la impresión de que hay un trocito de tu alma en este poema… un alma que, ya que podemos contemplarla, habrá que cuidar con caricias de palabras. Un beso muy grande Dolors.

    • Gracias Nina es mi alma la que escribe. Intento sacar esas fuerzas aunque esté agotada de tanto caminar. Por suerte encuentro personas como tú que me animan a seguir dando pasos. Gracias, gracias.

      • Más que animarte a caminar, espero caminar contigo. Un beso cielo

  5. Estoy absolutamente boquiabierta
    Por tu post
    Por los comentarios que te aupan.
    Anonadada por tan bonitas palabras todas.
    Enhorabuena

    • Gracias tengo la inmensa suerte de tener unos grandes amigos que me acompañan en mi camino. Ellos lo facilitan y me insuflan aire para seguir. Gracias de verdad. Un beso.

  6. Texto desgarrador en el sentir pero nunca cojas el camino de la desidia. Te diré que por muy negro que pinte el cielo cuando tu sales se convierte en blanco iluminado.

    Toda esperanza esta en tu interior.

    • Gracias Ignacio así es siempre luchando contra ella. No me rindo.

  7. Aunque intuyo que es el producto de un día, o muchos, de oscuridad, es, sencillamente, precioso. Comparto. Un abrazo.

    • Tu intuición no falla pero es el producto de muchos días, diría que demasiados, que me acompañan. Muchas gracias por leerme, comentar y compartir. Muy agradecida.

  8. Desgarrador, puro sentimiento, llorar de los días malos, plasmados en palabras, con la fuerza que te caracteriza. Esa misma fuerza para cuando los días buenos, venideros que siempre llegan.La vida, dicen, nada menos y nada más. Un abrazo, Dolors

    • Así soy en lo bueno y lo malo. No puedo ocultarlo. Y sí momentos malos pero escribirlos me está reportando mejores satisfacciones, nuevos sentimientos, amigos y mi Paz interior que necesito. Gracias por entrar y comentar todo un lujo para mí.

Deja un comentario

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: